Lajas, Puerto Rico – Viajantes intergalácticos provenientes del espacio sideral que usan cotidianamente el ovnipuerto en Lajas se han quejado de que “el servicio ahí es pésimo y siempre nos pierden las maletas”.

Rótulo que le indica a los extraterrestres dónde deben aterrizar (y dónde encontrar los alcaldes más esloquilla’os)

El ovnipuerto de Lajas, nombre que se le da al lote baldío cerca de la carretera PR-303 que ha puesto a Puerto Rico en el mapa de los ufólogos y lo ha convertido en el hazmerreír de la comunidad científica, fue creado a sugerencia de Reinaldo Ríos, afamado experto en extraterrestres y loco de pueblo aficionado. Aunque muchos se han burlado del presunto lugar de aterrizaje de objetos voladores no identificados, este aparentemente ha sido utilizado a menudo por viajantes galácticos que no tienen más remedio que detenerse en la Tierra durante su trayecto. Los alienígenas que han utilizado el ovnipuerto, sin embargo, aseguran que es su servicio es peor que el Aeropuerto Luis Muñoz Marín porque “el manejo de las maletas es pésimo y ni siquiera tiene un Mesón donde uno pueda tomarse un buen cafecito”.

Los ovnipuertos en Marte son excelentes (aunque desafortunadamente el único café que sirven es Starbucks)

G’argh’on Gh’hrp, un alienígena que se ha visto obligado a utilizar el aeródromo lajeño en más de una ocasión, lamentó que este siempre le perdiera el equipaje. “He tenido que aterrizar en ese trapo de ovnipuertucho varias veces y de alguna manera siempre me desaparecen las maletas”, se quejó. “En otros lugares de la galaxia tienen equipo de la más moderna tecnología tales como dematerializadores automatizados, teletransportadores atómicos o como mínimo subcuantizadores trifásicos… ¡pero el supuesto ‘ovnipuerto’ de Lajas lo único que ostenta es matojos, basura y jeringuillas usadas!”. Gh’rp concluyó: “Miren, francamente nosotros podemos aterrizar en cualquier lugar del planeta que nos dé la gana, después que haya cabras que exsangüinar, humanos a quienes hacerle sondeos anales, y gente crédula que vea nuestras luces y se aterrorice. Si quieren que volvamos a Lajas, ¡al menos talen ese matorral, bendito sea Xenu!”.

G’argh’on Gh’hrp aseguró que no volverá a aterrizar en Lajas “ni siquiera para darse el gustazo de trillar a Reinaldo Ríos”

“Nadie se detiene en el planeta Tierra por gusto propio”, aclaró Gleerb Glorb, un piloto comercial de la galaxia Xaranth Zeta. “El agua sabe a frega’o, el aire apesta a pe’o y el lugar está cundí’o de terrícolas“, continuó con un escalofrío de asco, estremeciendo sus tentáculos superiores. “Es por eso que es el colmo que, tras que tenemos que hacer escala en este pozomuro de planeta de ustedes, un sitio claramente identificado como ‘ovnipuerto’ tenga un servicio tan inferior al que estamos acostumbrados en otras esquinas de la galaxia. O sea, ¡ni siquiera tienen amortiguadores gravitacionales para facilitar el aterrizaje! Digo, ¡a menos que esos animales bovinos que dicen ‘beee’ que aplastamos cada vez que aterrizamos estén ahí para acolchonar el descenso!”.

Lo más cercano a un amortiguador gravitacional que hay en el ovnipuerto de Lajas

Por su parte, al enterarse de las quejas de los extraterrestres, el ufólogo Reinaldo Ríos exclamó: “¿¡Que qué!? ¿Los alienígenas existen? ¡Yo que me pasaba diciendo todas esas loqueras solo para llamar la atención!”.