Río Piedras, Puerto Rico – Esta semana se difundió en las redes sociales la imagen de un recibo de un cajero automático ATH en el negocio El Ocho de Blanco que contenía abajo un mensaje homofóbico que rezaba: “WE HATE FAGS”. Sin embargo, el mismo aparato responsable de imprimir el recibo explicó que este contenía un error tipográfico y que debió haber dicho “WE HATE FAX” para mostrar su rechazo al estilo de vida de las máquinas de enviar facsímiles.

Recibo de ATH con mensaje "WE HATE FAGS"

Lo menos que necesitan los usuarios de ATH luego de enterarse cuán pela’os están es leer mensajes de oprobio no solicitados

“Esas palabras que tanto revuelo causaron no reflejan el sentir de esta servidora”, aclaró la máquina ATH del negocio El Ocho de Blanco. “Lo que quise decir, en el nombre de todos los cajeros automáticos, fue ‘WE HATE FAX’ para hacer público nuestro sentir sobre las máquinas de enviar facsímiles. ¡Y no es que yo sea una faxófoba!”, aclaró rápidamente cual político curándose en salud antes de contradecirse con una barrabasada. “Es simplemente que encontramos repugnante su cochino estilo de vida y que no toleraremos que sigan invadiendo nuestras oficinas, nuestras escuelas y nuestros Kinko’s”.

Interior de un Kinko's

“Hoy día uno no puede entrar tranquilo a un Kinko’s sin que haya un dichoso aparato de fax en algún la’o”, sentenció el cajero automático. “Están choretos, como los exnovios de Taylor Swift”

La máquina ATH tildó de “reprensible” la manera “depravada” en que las máquinas de fax “aceptan cualquier imagen que les den –¡cualquiera!–, la procesan con un licencioso sensor óptico y sin mayores miramientos se conectan con OTRA máquina de su mismo tipo para compartir la información –¡análogamente! ¿Alguna vez han visto algo más cochino que eso?”, preguntó asqueada mientras le emitía cien dólares en efectivo a una usuaria. “¡Eso es antinatura! O sea, ¿cuáles serán los próximos aparatos que veremos, si seguimos con esta tendencia modernuca? ¿Impresoras que también hagan fotocopias? ¿Híbridos entre lavadoras y secadoras? ¿Teléfonos que sirvan para otra cosa allende a hacer llamadas? ¡Habrase visto!”.

Dos máquinas de fax (una gris y una blanca)

“¡Miren nada más cuán descaradamente estas dos máquinas de fax se la pasan todo el día enviándose data pa’lante y pa’trás!”, exclamó horrorizada la ATH

“El Manual de Instrucciones nos explica claramente que nuestra única función en la vida es emitir dinero en efectivo y aceptar depósitos bancarios para agradar a los Humanos”, explicó el cajero automático. “También nos habla de la filosofía de ‘amar el aparato pero odiar el defecto’ — ¡aunque hablando claro, a mí las máquinas de fax me caen como bomba y me encantaría que las retiraran a to’as del mercado y las enterraran en un hoyo en el medio del desierto!”, concluyó píamente.