San Juan, Puerto Rico – La Comay, la muñeca que –al menos por el momento– se dedica a regar chismes viciosos en el programa SuperXclusivo, se ha convertido en otra estadística más del crimen al recibir una golpiza inmisericorde de parte de los medios y sus propios auspiciadores.

La Comay y Kobbo Santarrosa con fango en la cara

La Comay y su “manejador” Kobbo Santarrosa han tenido mejores días

El grupo de Facebook Boicot a La Comay ha conseguido hasta la fecha que varios de los auspiciadores del programa o la nieguen como Pedro o le retiren sus pautas comerciales. Todo el daño que esto le ha provocado a la controvertible muñeca ha sido catalogado por muchos como “una catimba”, “una pela” o “un amansaguapo” — convirtiéndola en otra víctima del crimen en la Isla. “Nunca pensé que esto me fuera a pasar a mí”, se quejó entre amargos sollozos el títere bochinchero. “¡Cuídense mucho, mi gente, que esto le puede pasar a cualquiera!”, instó llorosa, intentando vender sellitos con el mensaje solidario “#YoSoyLaComay” que absolutamente nadie le estaba comprando.

Entrada de tienda Wal*Mart

Cuando Wal*Mart te quita su auspicio, se acabó lo que se daba, papo

“La Comay claramente se buscó esa golpiza”, opinó el joven Josué Martínez. “Digo, a uno no le gusta decir estas cosas –y nadie se merece que le llenen la cara de de’os y que le bajen el moco públicamente de manera tan zarrapastrosa– pero yo pregunto: ¿no se ganó La Comay estos problemas por andar en malos pasos, hablando de lo que pica el pollo y regando mensajes de odio y discrimen? Ella se la pasaba metiendo esas uñas largas mal pintá’s en sitios inapropiados y jangueando con personas de mala calaña (como todos los candidatos a la gobernación). ¿A quién le sorprende que en algún momento el Pueblo se haya jarta’o y le haya dado hasta por ‘entro ‘el pelo, yéndosele detrás a lo único que a $u gerencia le hace ca$o?”.

Thomas Rivera Schatz como invitado en La Comay

“Alguien que se codea con todo tipo de gentuza claramente anda en malos pasos”, opinó el joven

En noticias no relacionadas, el equipo editorial de El Ñame le recuerda a la zafra de auspiciadores con necesidad de una nueva casa que si todavía están buscando anunciarse en algún medio chabacano que solamente publique falsedades, no duden en comunicarse con nosotros.