Boca Ratón, FloridaUn video grabado en secreto durante una actividad de recaudación de fondos del candidato republicano Mitt Romney capturó a este haciendo comentarios desdeñosos de la mitad de los americanos, tildándolos de vividores y vagonetas. A pesar de la retrahíla de opiniones desalmadas reveladas en el video, muchos opinan que estas “pintan una imagen de Mitt Romney mucho más cálida y humana de lo que hubiéramos pensado”.

El candidato republicano Mitt Romney diciéndole adiós a sus aspiraciones presidenciales
El video, publicado en la revista Mother Jones, fue filmado a escondidas en una actividad privada de recaudación de fondos que tuvo lugar en la casa de un acaudalado partidario de Romney. El candidato republicano mencionó, entre otras cosas, que el 47% de los americanos son unos perezosos dependientes del gobierno y que no es su trabajo hacer que “esa gente” tome responsabilidad personal por sus vidas. Sin embargo, expertos aseguran que “después de escuchar lo que Romney piensa de ellos, ese 47% de los votantes seguramente pasará el trabajo de votarle en contra”.

Mitt Romney no sorprendiendo a nadie con lo que piensa de quienes no son empresarios millonarios
“¿Quién lo hubiera pensado?”, preguntó sorprendido John Carlisle, un maestro de clase media en Ohio. “En ese video Mitt Romney mostró apatía, arrogancia y prepotencia: ¡y yo que pensaba que él era incapaz de sentimientos humanos! Digo, esos son los sentimientos más bajunos y mezquinos que una persona puede experimentar, ¡pero por algún lugar se empieza!”. A Carlisle también le resultó interesante cómo Romney le aseguró a sus donantes que no usará mucho a su esposa Ann en la campaña ‘para que la gente no se canse de ella’: “O sea, un tipo jactándose de poner a su mujer en su sitio cuando sabe que ella no está ahí para agarrarlo por las greñas y hacerle pasar un mal rato al frente de to’ el mundo: ¡tal como mis amigotes en la barra!”.

Mitt Romney con la boca cerrada, como quizás debería estar siempre por su propio bien
Muchos comentaron notar la confusión y pánico que el candidato mostró en una apresurada conferencia de prensa donde intentó explicar el contenido del video. “Esto me recuerda aquella vez que mangué a una amiga mía diciendo a espaldas mías que yo me estaba poniendo gordita”, expresó Sarah Jeffries, mesera en Virginia. “Cuando la confronté, ella se hizo un ocho y empezó a balbucear como una idiota, igualito que Romney en esa conferencia de prensa; en verdad hasta me da pena por él”. Al preguntarle si ese fugaz momento de humanidad le haría votar por él, Jeffries replicó: “¡Claro que no! ¡Sería como votar por alguien que dice que su mejor amiga está poniéndose gordita a sus espaldas!”, sentenció entre sollozos.

Aunque hablando claro, Sarah es tan ancha que es casi imposible no hablar a sus espaldas
Por otro lado, la campaña de Mitt Romney reveló sentirse esperanzada de que su candidato esté finalmente expresando sentimientos humanos, y aseguran que continuarán calibrándolo hasta que pueda finalmente experimentar compasión, humildad y empatía, “aunque no en exceso, porque si se nos pone demasiado bleeding heart tendremos que sacarlo a patadas del partido”.