Las Vegas, Nevada – El público reunido en el MGM Grand Garden Arena de las Vegas para la pelea de Miguel Cotto y Floyd Mayweather sufrió una gran desilusión al darse cuenta que Justin Bieber no fue traído al ring para que alguien le partiera la cara. El ídolo de millones de jovencitas impresionables y fácilmente manipulables llegó inexplicablemente al cuadrilátero durante el turno de llegada de Floyd y el público llegó a la lógica conclusión de que fue traído al ring para que le partieran la cara. Sin embargo, resultó que por alguna razón inexplicable era parte del séquito de Mayweather.

Floyd: si te hubieras virado y le hubieras partí’o la cara a este pendejo, todo hubiera sido perdonado

“Mano, la energía en la arena se trepó por el techo cuando empezamos a pensar que era que le iban a partir la cara a Bieber. Qué se yo, a lo mejor Floyd y Cotto lo iban a usar de chata antes de empezar. ¡Algo!”, opinó José Guttierrez, espectador de la pelea. “Fue una gran desilusión al darnos cuenta que este era el random ‘what the fuck’ moment que tienen estas peleas de boxeo. ¿Justin Bieber? ¿De verdad? Whatever, dude…“.

Expertos en boxeo especulan que Mayweather pudiera haber traído a Bieber para tenerlo fresquecito en la mente e imaginarse que le estaba metiendo la paliza a él.