Guaynabo, Puerto Rico – El candidato a la gobernación por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, se personó en una tienda Condom World en Guaynabo cargando a cuestas una bolsita de donas de la panadería Los Cidrines para ver si alguien por fin le hace caso a su candidatura a la gobernación. Dalmau hizo esto en respuesta a que todo el mundo lo está ignorando porque la prensa solo habla sobre qué compró Alejandro García Padilla para su esposa en un putero en Seattle y sobre los 1,398 dólares en donas de Krispy Kreme que compró Jenniffer González.

Sí, ese mismo que está detrás de Fernando Martín está corriendo pa’ gobernador. No, no se la pasa en puteros. No, no tiene una 4-track que sepamos, pero hemos escuchado que tiene ideas que le gustaría compartir tan pronto alguien le haga caso

Temerariamente wheeleando sin casco en una 4-track, Juan Dalmau llegó al establecimiento y le exigió en voz alta al dependiente: “¡Un profiláctico, si me hace la bondad, por favor!”, deseoso que la prensa lo escuchara y lo mangara metiéndose una dona en la boca. “Eso es así. Yo, Juan Dalmau, estoy en este ‘Mundo de los Preservativos’ porque quiero un profiláctico pa’ poner a gozar a mi esposa. Voy a pagar con esta tarjeta que es de ambos y le voy a enviar el recibo a La Comay pa’ que diga a to’a boca lo que gasto en accesorios para el acto del coito y en sabrosas golosinas. ¡Y que llegue esto a primera plana, ¿oyeron?!”.

“Me pregunto si La Comay me llamará”, se cuestionó Dalmau. “O sea, esto lo que le gusta a la gente, ¿verdad? Digo, aparte de la corrupción: esa sería la última alternativa”, indicó medio pensativo. Al salir de la tienda, Dalmau se dio cuenta de que le dieron cinco centavos de más de cambio, y después de contemplar la moneda unos segundos procedió a entrar de nuevo al establecimiento para devolverla. Al salir se le escuchó gritar al cielo: “¡DIOS MÍO, ¿POR QUÉ NO PUEDO SER CORRUPTO?!”.