San Juan, Puerto Rico – Luego de que la presente administración promocionó la Vía Verde (mejor conocida como “el gasoducto del norte”) como la solución para todos los problemas energéticos de la Isla, últimamente ha salido a relucir que es posible que el mismo no se realice. El gobernador Luis Fortuño, otrora su más férreo defensor, últimamente admitió en una concurrida conferencia de prensa que está “dudando de que [el gasoducto] sea la mejor” opción para el país, y ante las miradas atónitas de los presentes, sonrió y anunció: “¡Salúdenme a la cámara, que están en TVO!”.

El gasoducto del norte fue solo una broma de TVO que duró tres años: ¡sonríele a la cámara!

Mientras la conocida música del programa televisivo de bromas sonaba por los altoparlantes, pregonando “¡Mira que TVO!”, el gobernador rompió en carcajadas y apuntando a las cámaras señaló: “¡Los cogí de bobos a todos! ¡Millones de puertorriqueños me creyeron esta ridiculez de que íbamos a soterrar un enorme tubo de cemento a través del norte de la Isla dizque para abaratar los costos de la energía! ¿Alguien ha escuchado algo más insólito que eso?”, a lo que muchos de los periodistas presentes respondieron molestos: “Sí: ¡el que usted crea que puede ganar un segundo término en la gobernación!”.

Ahora entendemos cómo alguien que dijo que hacer un gasoducto sería una mala idea pudo luego jurar y perjurar que era lo que había que hacer: ¡es que nos estaba tomando el pelo!

El primer mandatario relató cómo la gerencia de Telemundo se le había acercado hace unos años para concertar “la broma de TVO más aparatosa de la historia”, involucrando administradores en las más altas esferas del gobierno, contratistas independientes, y eventualmente a todos los puertorriqueños. “El truco fue hacerle creer a tanta gente que mi administración iba a tomar un proyecto que le critiqué a mi entonces oponente Aníbal Acevedo Vilá, cambiarle dos o tres tonterías para disfrazarlo como mío poniéndole el nombre súper totón de ‘Vía Verde’, y revenderlo como si fuera la última Pepsi del desierto. ¡Fue más fácil de lo que pensé!”, se maravilló Fortuño, aparentemente ignorando que ese es el modus operandi de los políticos puertorriqueños desde tiempo inmemorial.

La nueva animadora del programa (a quien nos referiremos como “No Marisa Baigés” porque desconocemos su nombre) compareció entre la concurrencia para exigirles a todos que saludaran a la cámara, y comenzó a circular el documento legal que cada uno de los presentes debía firmar para autorizar al canal a transmitir la broma. “El que me firmen todos estos periodistas aquí es pellizco de ñoco”, explicó No Marisa Baigés. “¡La chavienda será lograr que me firmen los cuatro millones de puertorriqueños que hemos estado cogiendo de soca durante todos estos años!”.

Así se vería la nueva animadora de “Mira Que TVO” si fuera Marisa Baigés

Al electorado puertorriqueño, al saberse ahora el blanco de una larguísima broma televisiva, no le hizo ninguna gracia el anuncio del Gobernador: “¿Ah, resulta que Fortuño tiene ahora un tremendo sentido del humor? Pues que se prepare para la bromita que los votantes le tenemos planeada a él para las elecciones, ¡a ver si es verdad que quien último ríe, ríe mejor!”.