San Juan, Puerto Rico – Citando como un punto de honor que el número de asesinatos en el 2011 batiera récord, los maleantes de la Isla juraron que se asegurarán que Puerto Rico esté siempre a la delantera en cuanto a estadísticas de crímenes.

El anuncio se dio luego que se reportara que el antiguo récord de 995 asesinatos al año, que data del 1994, ya fue sobrepasado en lo que va del 2011. En efecto, se estima que ya han ocurrido más de mil asesinatos en lo que va de año, aunque hay algo de discrepancia entre las cifras mantenidas por el Instituto de Ciencias Forenses (ICF) y por la Policía de Puerto Rico (quien tiene un interés en manipular las estadísticas a su favor). En los informes de esta última, por ejemplo, aparece una gran cantidad de muertes atribuidas a: “yeyos”, “sol y sereno” y “espíritus chocarreros”.

Un policía arrancando pasquines de víctimas de asesinato a ver si se traspapelan

“La gente dice que nosotros los malhechores no servimos pa’ na'”, imputó José “Pepe Gistro” Meléndez, portavoz de la Congregación de Criminales OnestoS [sic] (CACOS). “Sin embargo, evidentemente sí somos capaces de romper récords y mantener el nombre de Puerto Rico en alto… aunque sea en cuanto a incidencia criminal, ¿vite?”. Pepe Gistro admitió que “se nos fue la mano en el 2011 — ¡porque batir el récord por tantos asesinatos solo nos dificultará la labor para el año entrante!”. Sin embargo, el portavoz caco indicó que no le cabe duda que “el 2012 va a estar brutal” — figurada y literalmente.

Pepe Gistro, asegurándonos con su mirada patibularia que el 2012 estará, literalmente, “brutal”

Aunque les será difícil volver a romper récord el año que viene, la clase criminal puertorriqueña asegura que “seguiremos pa’lante, y pa’trás ni pa’ coger impulso — aunque sí puede ser que vayamos pa’trás si es para escabullirnos de un guardia, claro está”. Sobre el tema de las fuerzas de ley y orden, Pepe Gistro admitió que la Policía es el mayor escollo que se les interpone. “Y no lo digo porque estos guardias de repente empiecen a ser competentes y a prevenir crímenes o a arrestar a quienes los cometemos”, aclaró rápidamente. “¡Lo digo porque como ellos son locos manipulando estadísticas, es capaz que terminemos el año con una sospechosamente alta incidencia de ‘sobredosis de plomo’!”.

Este caballero, por ejemplo, falleció de una simple “carencia sanguínea aguda” provocada por un “superávit de orificios corporales”