San Juan, Puerto Rico

En esta prisión se respira paz y amor (si ignoras los asesinatos y las violaciones, claro está)

El comunicado de prensa que Los Ñeta escribieron desde sus respectivas celdas

Caciques: si sus indios disparan flechas indiscriminadamente, este naboria les va a dar guateque

El Colegio de Abogados, por su parte, se inspiró en la epístola presidiaria y publicó un comunicado de prensa de parte propia pidiéndole a los ciudadanos “que se comporten con honestidad e integridad en todo momento y en cualquier circunstancia, y que no digan mentiras simplemente porque les conviene en el momento”. La asociación legal también exhortó a los puertorriqueños a “no decir una cosa y hacer otra dependiendo de la situación, y a estimar la verdad sobre todas las cosas –incluso en situaciones en que eso los metería en problemas”. El documento aclaró, sin embargo: “Res ipsa loquitur, todos los puntos antes expuestos deben considerarse nulos ipso facto si quienes los leyeren fueren a priori clientes nuestros, en cuyo caso nuestra recomendación de iure es que guarden silencio ex gratia hasta que lleguemos in limine a representarlos e pluribus unum“.

En típico estilo legal, el comunicado de prensa del Colegio de Abogados comprendió varios volúmenes y estuvo repleto de frases legales incomprensibles

Ante preguntas de qué motivó al Colegio de Abogados a emitir dicho comunicado, Yolanda Martínez, la portavoz, declaró: “Si un grupo de criminales convictos puede hacer un llamado por la paz, que un grupo de abogados haga uno por la honestidad no es nada. Además, como todos sabemos, la determinación de qué es la verdad y qué no depende del juez que esté viendo la sala, ¡así que la definición de ‘honestidad’ es bastante maleable!”, aseguró la licenciada con una guiñada zalamera.

Yolanda Martínez, satisfecha con el hecho que la definición de “la verdad” depende del juez o del jurado

En noticias relacionadas, el Gremio de Naturópatas instó a los puertorriqueños a “consultar sus males a médicos de verdad, no a cualquier hippie con un Doctorado en Brebajes que les prometa que todo se cura con una tacita de té de campana o con una infusión de Juana la Blanca”.