Hollywood, CaliforniaJerry Bruckheimer, el productor detrás de la exitosa franquicia televisiva “CSI: Crime Scene Investigation“, reveló que estará estrenando próximamente una nueva serie titulada “CSI: Red Tape” que detallará todo el aburridísimo proceso burocrático envuelto en ser un técnico criminalista.

En la nueva serie NUNCA se verá una escena como esta, porque los protagonistas no saldrán jamás de sus laboratorios

Las series existentes de la franquicia le siguen el rastro a un grupo de técnicos criminalistas que usan métodos científicos para resolver cualquier tipo de crimen en aproximadamente 44 minutos (muchas veces sin ayuda de ningún agente policiaco). Por contraste, la nueva “CSI: Red Tape” los presentará como pálidos y fofos “geeks” de laboratorio que se la pasan todo el santo día en una oficina procesando pruebas aburridas y que tienen que lidiar con todo el proceso burocrático que comprende una verdadera investigación policiaca.

Algo así lucen los verdaderos técnicos criminalistas

“Decidí que ya era hora de añadirle un poco de realismo a esta franquicia”, explicó Jerry Bruckheimer, productor de películas estilo cinéma vérité tales como “Armageddon” y “The Rock“. “Basta con ver cinco minutos de cualquiera de las series existentes de ‘CSI’ para darse cuenta de cuán ficticias son: todos los técnicos se la pasan siempre en el mismo medio de la acción; obtienen resultados a sus pruebas en un abrir y cerrar de ojos; y todo el mundo es atractivo. ‘CSI: Red Tape’ enseñará las cosas como son, mostrando lo aburrido que es estar espeta’o en un laboratorio corriendo las mismas pruebas día tras día y bregando con formularios, papeleo y jefes carnepuercos. ¡Será el programa más ligado a la realidad que jamás haya producido!”, aseguró Bruckheimer, como si eso fuera mucho decir.

Jerry Bruckheimer, sinónimo de “realismo” en Hollywood

Por ejemplo, el episodio piloto contiene quince minutos ininterrumpidos detallando cómo uno de los protagonistas, el técnico de laboratorio Seth Jennings, llena el formulario 5P3.1C para poder usar la máquina centrífuga, espera dos días en lo que el documento llega hasta su supervisor y luego se entera que tiene que volver a someterlo porque usó un bolígrafo azul en vez de negro. En resumen, el programa reproducirá en minucioso detalle cuán tedioso es trabajar en una laboratorio de criminología, desde los formularios de requisición que deben llenarse en triplicado hasta lo aburrido es que es procesar pruebas de ADN cuarenta veces al día. “Lo único más realista que esto sería trabajar ahí”, explicó Bruckheimer, “¡y eso no se lo recomiendo a nadie!”.

Un episodio futuro será dedicado completamente a enseñar a Jennings examinando laminillas, interrumpiendo el proceso solamente para tomar Mountain Dew e ir al baño

La mayoría de las reseñas de la nueva serie hasta la fecha coinciden en que el programa es tan fiel a la realidad que es prácticamente imposible de ver: “¡Soporífico!” (exclamó el New York Times); “Solo dura una hora, ¡pero parecen tres!” (sentenció el Chicago Tribune); “Menos mal que no tengo una pistola, porque si no, ¡ya me hubiera volado los sesos!” (juró el Miami Herald). La única excepción parece ser la reseña de la revista “Crime Technician Weekly”, que opinó: “Tremenda serie: ¡al fin un programa que refleja la realidad de lo que es ser un técnico criminalista! ¡A ver si ahora finalmente se me pegan las mujeres!”.