San Juan, Puerto Rico – Luego de decir en un heart to heart con El Nuevo Día que ella deja “una universidad estable”, Ygrí Rivera, la presidenta de la Junta de Síndicos de la Universidad de Puerto Rico, aseguró que “los brutitos no tienen por qué preocuparse de perder la exención”. Esto se refiere a la política que ella deja establecida en la institución de subir los requisitos de exención de matrícula para los estudiantes de honor y de otros programas como Bellas Artes, pero deja inalterado el requisito de 2.00 de promedio para los estudiantes atletas.

Eso es así, amigos y amigas: en la UPR un elemento como este solo tendría que mantener un promedio de 2.00 para mantener su exención de matrícula. Un futuro ingeniero o ingeniera de 3.499999999 de promedio está jodí’@. ¿Quién manda a los estudiantes de ingeniería a estudiar y no concentrarse en quedar tercero en las Justas?

“Yo sé que se nos paniquearon, pero nuestros atletas con promedios mediocres pueden estar tranquilos. En esta institución los brutitos no tienen por qué preocuparse por la exención. Solo sigan con su promedio mediocre ganando tercer lugar en las Justas detrás del Turabo y la Inter, y estamos. Eso es todo lo que esta institución pide y espera de ustedes”, aclaró una risueña Ygrí, acabando con toda duda de que la brillante idea de meter a la policía en la Iupi no fuera de ella. “El que quiera que se le pague por ser un estudiante de excelencia… ¡que se vaya pa’llá fuera! Total, se están yendo como quiera cuando se gradúan, así que mejor espantarlos ahora antes que botemos chavos en ellos”, aseguró.

El ex presidente de la UPR, José Ramón de la Torre e Ygrí Rivera, vistos aquí juntos afanándose por dejar a la universidad “enderezá'”. Hay que tener cojones de proporciones épicas…

Le preguntamos a Ygrí si no sería una mejor inversión para el país solamente darle exenciones a estudiantes atletas que le saquen al mismo tiempo buen provecho a la educación universitaria aunque esto se traduzca en menos medallas en las Justas, a lo que contestó: “¿Un atleta con más de 2.50 de promedio? ¿Dónde existe esa bestia mítica? ¿En Mordor? ¡Pero si Sauron no me ha dicho na’!”. Al señalarle que su falta de fe en el atleta estudiante puertorriqueño era sorprendente, esta contestó: “Tú eres un pelú’ intransigente de esos de la Iupi, ¿verdad?”.