San Juan, Puerto Rico – El día de ayer se encontró en el Capitolio un sobre con un sospechoso polvo blanco que causó que las autoridades desalojaran el edificio por el resto del día, suspendiendo así las labores. Este suceso logró primordialmente demostrarle a los legisladores qué exactamente tienen que hacer si quieren volver a cogerse un día de juerga sin que nadie los acuse de ser unos vagonetas.

El día de ayer el Capitolio estuvo más vacío que de costumbre

El sobre, dirigido a Jenniffer González, la Presidenta de la Cámara de Representantes, contenía un polvo blanco que a primeras luces fue identificado como proteína, por lo que todo el corricorre podría deberse simplemente a que alguien le envió a González un poco de batida de proteína Muscle Milk para motivarla a ejercitarse. Lo cierto es que para ir a la segura las autoridades evacuaron el Capitolio y lo mantuvieron cerrado, dado que la sustancia era de procedencia misteriosa y porque el sobre contenía la insignia del grupo proindependencia Los Macheteros (quienes se enteraron que aún existían al leer sobre este suceso).

Take the hint, J-Go!

Por su parte, otros legisladores ya están haciendo planes mentales de enviar sobres con “polvitos blancos sospechosos” a la oficina de la presidenta cameral en días que no quieran trabajar. “A mí ya se me acabaron los días de vacaciones pagos”, explicó la senadora Evelyn Vázquez, “pero si para poder coger un día de juerga basta con enviar una sustancia sospechosa por correo, ¡creo que podré darme ese viajecito por el Mediterráneo después de todo! Qué pena que Rolando Crespo ya no esté por estos lares”, se lamentó Vázquez refiriéndose al representante que renunció al dar positivo a cocaína. “¡Seguramente él hubiera donado algunos de sus paquetitos de polvito blanco para ayudar a la causa!”.

O quizas Jorge Santini pueda ayudar también…

“Cuando abrí el sobre me asusté de primera instancia”, admitió González, “pero hablando claro, después de todo tengo que darle las gracias al que lo envió porque aquí ayer no se pudo trabajar… ¡y nadie nos puede echar la culpa!”. González, quien regresó hoy al hemiciclo con un nuevo bronceado, aseguró sentirse “refrescada” por ese día de vacaciones impromptu que tuvieron ayer, y le preguntó zalameramente a Los Macheteros si acaso no le quedaba más polvito blanco que enviarle: “En cuanto quieran echarme otro polvito más, chicos, ¡en confianza!”.

Jenniffer González, quien se viste de blanco para tratar de esconder cualquier rastro de azúcar glaceada que pueda tener encima