San Juan, Puerto Rico – Un estudio recién publicado sobre el Desorden de Déficit de Atención (o “ADD”, como se conoce regularmente porque “DDA” suena medio totón), demuestra que este afecta no solamente a los niños, sino también — ¡ay mira, qué lindo ese pajarito!

¡Es un colibrí! ¡Qué putería!

El estudio fue conducido por el Grupo de Apoyo para Adultos con Déficit de Atención e Hiperactividad, una organización cuyo nombre es tan largo que muchos de sus pacientes se distraen antes de terminar de leerlo. “No es de extrañarse que el ADD sea una condición que permea nuestra sociedad moderna”, opinó sobre el estudio el psiquiatra Arturo Valdés, “dado que esta valoriza instrumentos que diseminan la información en pedazos cortos y concisos, como el caso de Twitter. Hablando de Twitter, ¿han leído los tweets de Charlie Sheen? ¡Este tipo está más loco que volverlo a decir! Aunque, ¿por qué lo diría de nuevo, si ya lo dije, no? Pérate… ¿de qué estábamos hablando?”.

Charlie Sheen y su sangre de tigre, haciéndote el amor a través de los Íntergüebs

El Dr. Valdés indicó que nuestros cerebros son incapaces de concentrarse en el mismo tema por más de 15 segundos antes de que nos distraiga alguna otra cosa “menos aburrida que leer los resultados de un trapo de estudio científico”. El psiquiatra aseguró que “el hombre moderno está siendo bombardeado por tanta información continuamente que su cerebro no es capaz de procesarla eficientemen–“, y luego se distrajo porque el vecino tenía puesta a La Comay y aparentemente el chisme estaba bueno.

¿¡Que quién se la pegó a quién con quién…!?

En las conclusiones de la investigación se encontraban varias útiles recomendaciones para combatir el ADD y para agudizar nuestro entendimiento de la información que re– Pérate, ¿esa es la guagüita de Payco que oigo allá afuera? ¡Yo quiero un malteado!

Oye, ¡pero esa no tiene la carita! ¡No es Payco de verdad!