Washington, D.C. – Ante las recientes críticas que la administración del presidente estadounidense Barack Obama recibiera por parte del Partido Republicano sobre la decisión de atacar Libia, Obama fraguó el plan de usar una máscara de George W. Bush “a ver si estos malditos republicanos me quitan el guante de la cara y dejan de criticarme todo lo que haga”.


Disfrazado de George W. Bush, los republicanos podrían finalmente darle un “break” a Obama

La idea de adquirir una máscara del ex presidente pluscuamrepublicano George W. Bush se le ocurrió a Obama cuando se dio cuenta que, no importa qué decisión tomara su administración, los republicanos encontrarían cómo criticarla — incluso si hubieran aplaudido una decisión similar del ex presidente Bush. “Estoy al borde de la desesperación”, confesó el Primer Mandatario. “No puedo emitir una opinión legal sin que algún republicano me acuse de violentar la Constitución, ni tirarme un peo sin que algún otro diga que le apestó a socialismo. Entonces me pregunté: ¿qué estoy haciendo yo diferente al presidente Bush? Fácil: ¡parecer un inmigrante africano que debería estar guiando taxis en vez de gobernando el país!”.


Si eres así de oscurito o te pones esos mamelucos medios musulmanoides, los conservadores te van a caer encima como chinches

Desde que el presidente Obama tuvo su epifanía y compró una máscara de goma de su predecesor, ha experimentado usándola al momento de tomar decisiones controversiales, y halló que “cuando el que toma la decisión tiene acento tejano y cara de bobolón, los conservadores se van hasta el ñu defendiéndola”. Por ejemplo, cuando Obama inicialmente ordenó que el ejército estadounidense disparara en contra de instalaciones militares en Libia, los republicanos lo acusaron de irle el contra a la Constitución, de exceder su poder como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, y de ser “un morenito alza’o”. Sin embargo, luego de ponerse la máscara de Bush y decir que pretendía invadir a Libia y sacar a Gadafi del poder, todos los programas de opinión en Fox tildaron la decisión de “acertada”, “valiente” y “blanquita, como Dios manda”.


¿Cómo podría equivocarse alguien con una carita tan blanquita como la de Bush?

Obama se valió de una conferencia de prensa para “simultáneamente comprobar mi teoría y correrle la máquina a los republicanos”. Sin la máscara puesta, dijo: “Los Estados Unidos solo quieren defender la vida de los rebeldes en Libia” y la reacción inmediata en Fox News fue: “¡El Presidente es un mentiroso que se pasa la Constitución por el forro, y pa’ colmo tiene nombre de terrorista!”. Acto seguido, se puso la máscara y repitió la misma oración, y la reacción fue: “¡El Presidente quiere regar la democracia, y pa’ colmo se puede ver la reflexión de Cristo en su ebúrnea tez ariana!”.


Si eres George W. Bush puedes hasta salir cogidito de la mano de un rey musulmán y los republicanos te ríen las gracias

El Presidente piensa seguir utilizando la máscara de Bush para seguir “tratando de que le explote la cabeza a los republicanos con mi agenda legislativa súper liberal”, y adelantó que está particularmente curioso de ver cómo los republicanos defienden a brazo partido las propuestas de “Obamush” de legalizar las drogas y la prostitución; derogar la Segunda Enmienda y retirar todas las armas del mercado; y anexar Puerto Rico como el estado 51.