Austin, Texas – Luego de que el estado de Texas tuviera problemas con su capacidad energética para suplir la demanda causada por una tormenta invernal, se reveló que el gobierno mexicano se prestó para donar de su electricidad excedente. A raíz de dicho suceso, líderes republicanos se quejaron de que esto representa “inmigración ilegal de electrones mexicanos”.


Imagen magnificada de un electrón mexicano, risueño por haber podido cruzar la frontera

“Esta electricidad mexicana que incursionó en territorio americano seguramente no querrá ahora volver a México, y le quitará el trabajo a electrones americanos”, vaticinó James Inhofe, senador republicano de Oklahoma, dándole voz al temor de sus correligionarios. “Lo mismo que el gobierno azteca quiere hacer con sus ciudadanos, que es endosárnoslos a to’s pa’ que se los cuidemos y se los alimentemos nosotros, ahora lo han logrado con su energía eléctrica. ¡Es obvio que esos electrones, una vez se encuentren nutriendo el moderno y avanzado tendido eléctrico americano, jamás querrán regresar a su país a sufrir penurias y a limitarse a hacer funcionar televisores que solo dan telenovelas cursis o radios que solo tocan rancheras!”.


Un rosáceo senador Inhofe indicando tenazmente que no tolerará “que el tendido eléctrico americano sea invadido por electrones mexicanos igualados”

Rick Perry, el gobernador de Texas, confesó que a pesar de que no duda que los electrones mexicanos rehusarán regresar a su país una vez terminada la merma energética, aun así piensa que es un riesgo que su estado tuvo que tomar. “Figúrate tú que hubiéramos tenido que postergar la ejecución de algún prisionero retardado durante la merma energética”, explicó Perry con un escalofrío. “¡Qué vergonzoso hubiera sido eso!”.