Isabela, Puerto Rico – Luego de descender como una plaga de langostas en el Walmart de Isabela sobre lo que parecía ser el único rack con panties a dólar en los 500 años de historia de la Isla, las flejes boricuas declararon como concluidas sus compras navideñas de este año. Esta noticia fue recibida con beneplácito por el resto de los consumidores boricuas, quienes ya no tendrán que sufrir viendo camisas y mahones ajustados con chichos saliéndose por los lados, o cejas pintadas donde otrora había cejas como Dios manda.

Las flejes boricuas acabando con el inventario gistrístico de Walmart

“¡Me alegro que algo bueno haya salido del despingue que se formó el viernes pasado!”, exclamó Tony “Faruco” Quiñones, vecino del barrio Galateo Alto de Isabela, quien estaba presente en el lugar de los hechos. “¡Al menos ya las cochofles hicieron su agosto en ese día, y no tendremos que volver a topárnoslas más por ahí mientras hacemos nuestras compras navideñas!”, exclamó satisfecho, asegurando que “nada dice ‘fleje barata’ como alborotarse comprando gistros de a peso”.


Gracias a los especiales de Walmart, las cochofles de la Isla no tendrán que buscar baratijas en tiendas de pueblo

Igualmente se expresó José Armando Morales, también cliente frecuente del Walmart atacado por las “hordas corbejas”: “Un salpafuera como el que presencié el viernes pasado no quiero volver a vivirlo jamás: ¿qué, Isabela es ahora toda una parcela? De solo imaginarme a ese reguero de buduscas usando esos gistros que compraron al por mayor, me da náuseas. ¡Esperemos que todos esos panties hayan sido regalos para otras flejes, porque las que estaban ahí peleándose por las baratijas no tienen nada que buscar con paños menores tan poco encubridores!”.


Representación aproximada de las clientas que abarrotaron el Walmart de Isabela (no a escala)

Por su parte, Yomaira Pagán, una de las clientas que atacaron las prendas íntimas cual representante novoprogresista ebrio sobre gringuita rubia desinteresada, aseguró no arrepentirse de nada. “¿Sabes lo importante que es ahorrar treinta chavos en cada uno de esos gistros? Con la de panties que dejo perdidos en casa de medio mundo, tengo que buscar cómo estirar el presupuesto, ¿vite? ¡Hay que aprovechar estos especiales de Walmart cuando salen, porque esperando a que Evelyn Vázquez se ponga pálida y baje los precios en su boutique La Casa el Gistro, se me vacía la gaveta de ropa interior!”.