California, Estados Unidos
– Continuando con su agresiva campaña anti-corrupción en los cuerpos policíacos del país, autoridades federales anunciaron el arresto del reconocido policía motorizado Jon Baker, de la teleserie ochentosa CHiPs. Al hasta este momento ejemplar oficial se le acusa de participar en un esquema de fraude de valores. Fuentes revelaron que no se descarta la posibilidad de presentar cargos adicionales por evasión de clases de actuación, falsificación de credenciales histriónicas y por exceso de laca en el pelo.

Estas imágenes muestran el momento en que Jon Baker y su cómplice, Francis “Ponch” Poncherello, son sorprendidos falsificando credenciales histriónicas

Sobre el espectacular operativo, el secretario de Justicia federal, Eric Holder, explicó que venían siguiéndole la pista Baker desde que en los años setenta se involucró en un esquema fraudulento de apuestas en una bolera de California. “Bajo este esquema”, explicó Holder, “Baker y su co-conspirador, un Francis Poncherello, alias ‘Ponch’, urdieron un plan para tomarles el pelo a jugadores de boliche que ignoraban el pasado de Baker como instructor de este deporte”. Según Holder, una vez los incautos boleadores mordían el anzuelo, Poncherello doblaba y en ocasiones triplicaba sus apuestas en favor de Baker. “El esquema hubiese resultado en apropiación ilegal de miles de dólares por parte de los perpetradores. Y hubiesen tenido éxito de no ser porque Baker se rompió la mano en una persecución a alta velocidad por las autopistas de California la tarde del torneo”, recordó el Secretario.

Holder reveló que tras su resplandeciente sonrisa e indespeinable cabello, Baker escondía un estilo de vida diametralmente opuesto a la intachable imagen que siempre proyectó a sus miles de inocentes televidentes. “Por ejemplo: ¿nunca se dieron cuenta de cómo Baker y su secuaz en estas fechorías detenían por exceso de velocidad o alguna otra infracción de tránsito fatula a dos mujerones que parecían modelos de Hawaiian Tropic, y en vez de darles los boletos terminaban invitándolas a salir?”, preguntó molesto ante el flagrante abuso de funciones oficiales de Baker. El ejecutivo aseguró que la abultada lista de fechorías cometidas por el acusado en el desempeño del deber incluye falsificación de moneda en contubernio con predicadores fatulos, soborno de jeques árabes acusados de conducir a exceso de velocidad, y participación en una red de corredores de carreras off-road dedicados al contrabando de monedas de oro.

Fuentes dentro del Departamento confirmaron que continúan investigando el rol de Baker en otros esquemas delictivos. Las autoridades a la vez descartaron procesar a Poncherello, alegado cómplice de Baker en este patrón de ilegalidades, debido a que el perfil psicológico desarrollado por criminólogos del Departamento demuestran que el sujeto “es demasiado morón como para ser cómplice de otra cosa que ligar chicas en bikini”.

Al intentar confirmar insistentes rumores sobre el inminente arresto de Starsky y Hutch por no quemar el guardarropa de Huggy Bear, así como de T.J. Hooker por no acabar de propasarse con Heather Locklear, Holder respondió que “no podemos ni negar ni confirmar esa información”, alejándose misteriosamente.