Mayagüez, Puerto Rico – Tras el inesperado azote esta mañana de una tromba marina que atravesó parte del Estadio Centroamericano destruyendo la tarima sobre la cual el gobernador Luis Fortuño inauguraría los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe, líderes de distintas organizaciones sindicales del país aclararon que cuando exclamaron que “quiera Dios y Fortuño se caiga con to’ y tarima”, no lo decían literalmente.

“Nosotros no pedimos realmente a Dios que tumbara la tarima, en serio”, explicó el presidente del Colegio de Abogados, Arturo Hernández, portavoz del grupo de organizaciones que participará de la marcha de mañana en contra del Gobernador. “A pesar de que lo dijimos medio corajientos, de verdad que nuestra intención nunca fue pedirle a Dios que pasara algo como esto. Lo dijimos, tú sabes, metafóricamente. Je je je”, añadió sonrojado. El letrado aseguró que ante el peligroso evento de esta mañana, de ahora en adelante serán mucho más cuidadosos con lo que pidan al Creador: “Definitivamente no volveremos a pedir algo así ni en broma. Aunque debo decir que ya que Dios iba a mandar la tromba esa de todos modos, ¡al menos debió asegurarse de que Fortuño ESTUVIESE en la tarima!”, dijo Hernández, siendo interrumpido por un estruendoso sonido y el centelleo de varios rayos.

“¡No se preocupe, pueblo de Puerto Rico, que con el favor de Dios estos Juegos se llevarán a cabo!”, expresó el gobernador Fortuño luego de inspeccionar los daños, sin darse cuenta de que alguien ya se le había adelantado en sus plegarias