Mayagüez, Puerto Rico – Un temblor de 5.7 grados en la escala Richter reportado en la madrugada del domingo ha finalmente puesto a Puerto Rico a la moda sísmica del momento.

“¡Ya era hora de que nos tocara un temblorcito, coño!”, exclamó aliviada Doña Margarita Santiago, vecina del Barrio París en Mayagüez, mientras verificaba que su vivienda no hubiera sufrido daños estructurales. “Haití tuvo su terremoto, luego Chile, y güelemil otros sitios en el mundo, y Puerto Rico siempre atrás como los güebos del perro… ¡pero ya libramos coca!”. Por su parte, la vecina de Doña Margarita expresó estar insatisfecha con la magnitud del sismo: “¿A esa porquería de temblor le llaman ‘terremoto’? ¿Dónde está Anderson Cooper entrevistando a algún damnificado con carita de preocupación? ¿Dónde están los edificios agrietados, las ventanas rotas, y las calles destruidas?”. Al apuntarle que en efecto todo eso se puede encontrar alrededor de toda la Isla, ella replicó: “Ok, es claro: ¡quizás no nos hace falta un temblor para que esto parezca zona de desastre!”.


Carretera en Puerto Rico antes del terremoto

Las teorías sobre la causa del sismo no tardaron en surgir: que fue algún pacto satánico de Luis Fortuño para desviar la atención del despingue que hay en su gobierno; que Jenniffer González estaba haciendo aeróbicos y brincando cuica; o que fue castigo divino por tanta fleje perreando en las calles. “Quizás la advertencia de aquel clérigo iraní de que las mujeres que se visten provocativamente desatarán la ira de Dios no estaba muy lejos de la verdad”, musitó el Padre Inocencio Martínez, de Caguas. “Y hace par de semanas se organizó un día para que las mujeres se vistieran sexy para probar esa teoría, lo cual puede que haya causado el terremoto de ayer: ¡ya ustedes saben que en Puerto Rico todo siempre llega atrasado!”.


Quizás fue la brincaera de cuica de J-Go lo que causó el temblor