Sacramento, California – El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, anunció ayer su intención oficial de comenzar el proceso para hacer que California se convierta en un estado de la unión norteamericana con el propósito de arreglar su crisis fiscal.


California, pintándose de blanco para que su admisión a la Unión sea más fácil

California actualmente enfrenta un déficit presupuestario de cerca de $25 billones y ha tenido que hacer cortes importantes en los servicios públicos y en áreas claves como la educación, como por ejemplo los $600 millones que se le quitaron a la universidad estatal de California y otros cortes importantes a universidades importantes como Cal Tech, UCLA y UC Berkeley. También el gobierno ha tenido que reducir su nómina en el sistema público de educación y tomar medidas tan complejas como limitar los servicios de salud a las personas cumpliendo cárcel (presumiblemente porque ellos no tienen un bio-equivalente de Evelyn Vázquez allá que se asegure que los confinados tengan incluso paños menores a la medida).


En California no hay nadie que vele por los reos como Evelyn Vázquez, vista aquí demostrando su alto conocimiento sobre los gistros

“En estos momentos creemos que la única forma de poder subsanar nuestro déficit presupuestario y poder tener un futuro mejor para nuestros compatriotas de California es pedirle al Congreso la unión permanente con los Estados Unidos”, aseveró el gobernador Schwarzenegger en conferencia de prensa llevada a cabo ayer en Sacramento, California. Actualmente los habitantes de California son catalogados técnicamente como ciudadanos norteamericanos, aunque son en realidad ciudadanos de segunda categoría por ser considerados “fruits and nuts” (because everyone there is either a fruit or a nut).


El gobernador Schwarzenegger informándole a sus compueblanos californianos sobre sus intenciones de pedirle la estadidad a los EEUU

“Creemos que necesitamos tener paridad económica con los estados de la unión para de esa manera poder aspirar al progreso que el pueblo de California se merece”, aseguró Schwarzenegger. “Necesitamos que nos ayuden con la seguridad, la salud, la educación, las carreteras y con los techos que gotean. Es obvio que un pueblo solo no puede subsistir sin los Estados Unidos y que sólo siendo estado podemos subsanar nuestro déficit presupuestario”, abundó el gobernador californiano/austriaco.

California tiene una de las tasas de minorías más altas entre los territorios de los EEUU y sus idiomas principales son el inglés y el español. En el pasado California fue la meca de la tecnología con el establecimiento del Valle del Silicio (Silicon Valley) en donde grandes compañías tecnologícas se establecieron. Con la caída en el mercado de las compañías de tecnología en el 1999, California perdió su atractivo de atraer empresas nuevas y el gobierno se dedicó a pagar sus compromisos financieros con fondos no recurrentes. “En el pasado simplemente pagábamos la Visa con la MasterCard y viceversa; de esa manera podíamos mantenernos al día con nuestros compromisos económicos, pero nos dañaron el crédito. Nos ofrecieron una American Express, pero dijimos que no porque esa mierda no la aceptan en ningún la’o”, agregó el Gobernador.

El Ñame contactó a Fortaleza para conocer su parecer sobre el pedido de estadidad de California, y el secretario de estado Kenneth McClintock contestó lo siguiente: “Es lo mejor que puede hacer el Gobernador Chochanegra: ¡es obvio que para un pueblo en tan precaria condición económica, la única opción es la estadidad!”. Al preguntarle al gobernador Schwarzenegger qué haría en caso de que el Congreso no atienda sus reclamos de estadidad y simplemente lo ignore, éste respondió: “I’ll be back!“.