San Juan, Puerto Rico – Grupos pro derechos de los homosexuales han dado un paso agigantado para detener la homofobia en la Isla sugiriéndole a la ciudadanía otros grupos minoritarios que pudieran blancos sustitutos para el odio y el discrimen, partiendo de la teoría que algún grupo minoritario tiene que ser el chivo expiatorio de la sociedad.

“Ya estam@s hart@s de que nos tripeen”, aseguró Martín Navarro, líder del grupo pro derechos gay conocido como “¡N@ Más Abus@!”. “Es harto sabido que el lenguaje no sólo refleja el sentir de una sociedad, sino que implícitamente valida ese sentir: o sea, que de tanto usar un término insultante sin que nadie se queje, se crea la impresión que el sentimiento detrás de esa palabra es igualmente válido. Ya bien lo dijeran Sunshine Logroño y otros: ‘¡Lenguaje defectuoso, pensamiento defectuoso!'”. Es por eso que su agrupación intenta desembarazar a nuestra sociedad de epítetos homofóbicos, y remplazarlos por insultos a otras minorías que hasta ahora “han pasado desapercibidas por las personas que lo que tienen es la jodeína en high. Sabemos que la sociedad siempre necesitará un chivo expiatorio y un grupo al cual insultar”, admitió Navarro, “y por alguna razón que nunca comprenderé, el blanco de burlas siempre hemos sido nosotr@s l@s gays. Es por esto que mi asociación de ha dado a la tarea de compilar nombres de otros grupos que podrían ser marginados según la homofobia decaiga y necesite ser sustituida por algún otro tipo de discrimen. It’s time to spread the hate around!“.


En el futuro esta imagen no suscitará que algún títere de barrio lance improperios homofóbicos

Para mantener el nivel de discordia y odio constante en nuestra sociedad, “¡N@ Más Abus@!” recomienda que se margine primeramente a los mimos: “Los mimos son entes malignos que fueron enviados directamente desde de Francia (¡sólo con el testigo!) con el único propósito de incomodarnos y promover su bochornoso estilo de vida socialista donde la gente vive de la teta del Gobierno. Están tan avergonzados de ser como son, que hasta se pintan la cara de blanco y se visten como presidiarios de comienzos del siglo pasado (¡quizás porque saben que es en la cárcel donde pertenecen!). Por mí que los dejen a to’s encerrados en esas cajas transparentes en las cuales siempre fingen estar atrapados”. Navarro sugirió que, para denigrar a los mimos, se podrían usar epítetos tales como “caripintados”, “francesoides” y “mericutos” (que es una palabra inventada pero que suena fea de todos modos). “Es más”, añadió el líder, “junto a los mimos yo incluiría también a los payasos, que son to’s unos caripintados mericutos de siete suelas”.


Un caripintado francesoide en una pose bien mericuta

Navarro también le sugirió a los homofóbicos dirigir su odio contra grupos más meritorios, como por ejemplo, los zurdos. “Desde tiempo inmemorial, la sociedad ha marginado a los homosexuales simplemente por ser como somos, aunque no hayamos escogido ser así”, comenzó Navarro, “así que si estamos en ésas, ¿por qué no discriminar en vez contra los zurdos? Su asqueabunda preferencia manual seguramente atenta contra las leyes de la Naturaleza y los hace diferentes, y por ende, dignos de ser objeto de burla, ¿no? ¡Ay, mira a aquel zurdito jaquetón, flagrantemente escribiendo con la mano izquierda en público, en plena luz del día, y en presencia de niños! ¿Será que se cree que su repugnante estilo de vida antinatura debe ser tolerado por el resto de la sociedad? ¡Vayamos donde él e insultémoslo llamándolo ‘siniestro’, ‘izquierdoso’ o ‘manibruto’!”.


¡Tenemos que proteger a nuestros niños de los izquierdosos manibrutos!

Finalmente, Navarro habló sobre la disculpa que finalmente le ofreciera La Comay en su programa al activista pro derechos gay Pedro Julio Serrano por usar epítetos homofóbicos: “Sabemos que a Kobbo Santarrosa y a Héctor Travieso les debe haber sabido a mierda el tapaboca que el Presidente de WAPA TV les dio por usar lenguaje despectivo y por obligarlos a disculparse en vivo con Pedro Julio. Es por eso que les digo a ellos dos que si sienten el deseo apremiante de marginar a algún grupo usando epítetos discriminatorios y repugnantes, les recomiendo que usen de blanco a los titiriteros bochincheros, que son los seres de la más baja calaña en nuestra sociedad”.


La Comay, vista aquí tragándose sus insultos homofóbicos