Cayey, Puerto Rico – La Asociación de Lechones Navideños se reunió hoy en una lechonera de Guavate con la jueza del Tribunal Supremo Sonia Sotomayor, aprovechando su visita a la Isla para hablarle del sinnúmero de injusticias y abusos contra los cerdos en esta época. Presentaron fotos como prueba del atropello y barbaridad hacia ellos, y citaron canciones navideñas que celebran con morbosidad las muertes porcinas “con un clavo en la frente y otro en el corazón”. Cada vez que presentaban una foto, rompían en llanto al recordar a sus fenecidos familiares: “Ése era mi Tío Bernebé”, sollozó Papo, el lechón que encabezaba el grupo, al ver a su tío atravesado por una varita y cocinado. “Nosotros no tenemos la culpa de ser tan sabrosos, de que haya tantos platos navideños que utilicen nuestra suculenta carne, ni de que nuestro pellejo tostadito sea un deleite para el paladar. Usted que está trepá’ en el Supremo tiene que ayudarnos, Jueza Sotomayor”, la emplazó el líder del grupo, a lo que la jueza respondió con una mirada hambrienta: “¿Cuánto tú pesas?”.


La Jueza Sotomayor sonríe al lado del lechón Papo, haciendo cráneo con la hartera de pernil que se va a dar horita