Los Ángeles, California – La actriz estadounidense Brittany Murphy cumplió su sueño de ser una de las personas famosas en morir en el 2009, al fallecer de un paro cardiaco el domingo pasado, asegurando así que su muerte quedará eternamente asociada en los libros de historia junto a las de Michael Jackson, Farrah Fawcett y Billy Mays. “¡Imagínate qué terrible hubiera sido que me hubiera dado este ataque cardiaco en tres semanas!”, exclamó horrorizada Murphy desde el Más Allá. “¡Me muero!”. A pesar del duelo de sus amistades cercanas y decenas de fanáticos, éstos están seguros que al menos su prematura defunción previno que ella participara en las inevitables secuelas de sus películas más desastrosas: “Es mejor que el mundo la recuerde así como fue, y que la presencia de ‘Don’t Say A Word 2: The Shushing’ o ‘Clueless 2: Electric Boogaloo’ nunca mancille su página de IMDB“. Igualmente se manifestaron confiados de que morir así de joven le asegurará al menos una nominación a los Óscares por la última película que haya sacado en el 2009, “aunque ahora mismo honestamente ni recuerdo cuál fue. Pero no importa: ¡si esto le bregó a Heath Ledger, le tiene que bregar a ella también!”.

Al preguntarle al puertorriqueño promedio que qué pensaba de esta triste pérdida del mundo del espectáculo, éste respondió: “¿Brittany quién?”.


La joven actriz Brittany Murphy (Q.E.P.D.), luciendo aquí como la imagen misma de la salud