Milán, Italia – Luego de haber recibido un puñetazo en la cara tras acabar un mitin político, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, decidió despedir a su entrenador en el boxeo, el boricua Joe Santiago, entrenador de Miguel Cotto y especialista en preparar a sus pupilos a coger pelas. Berlusconi se encontraba insensatamente firmando autógrafos a la concurrencia que se arremolinó a su limosina, a pesar de que la muchedumbre lo había abucheado antes de que él entrara al mitin y le habían gritado “Pagliaccio!“, que en italiano quiere decir: “Yo te cojo bajando, ¿vite?”. Cuando finalmente salió del hospital, el Primer Ministro llamó rápidamente a Joe, quien lo había estado entrenando como boxeador, y lo despidió, increpándole: “¿Perqué mi inseñasti a quedarmi quieto e que mi dieran molto duro en la cara, figlio di puttana? Vaffanculo!“. Le preguntamos a Joe si tenía alguna reacción a su despido, a lo que contestó: “Bueno, él contrató a un nutricionista como entrenador, ¿no? He got his money’s worth!“.


Silvio Berlusconi, luciendo como Miguel Cotto después de una pelea