Estados Unidos / Puerto Rico – En honor a la terrible situación económica que atraviesan los Estados Unidos y la Isla, hoy 26 de noviembre millones de personas celebran el Día de Acción de ¿¡Gracias de Qué!? “En serio, ¿por qué carajo se supone que esté agradecido yo hoy?”, preguntó Mike Wakefield, un ex empleado de una de las tantas fábricas de automóbiles americanos que cerraron este año a causa de la economía. “No tengo trabajo, mi esposa me abandonó y se llevó la mitad de mis cosas, y lo único que he adquirido en los últimos meses ha sido el gusto a la comida de perro Alpo”. Igualmente se expresó Samuel Johnston, quien fuera despedido de una agencia prestamista que perdió millones en el mercado de la banca: “Este año perdí mi empleo, mi casa, y mi dignidad. Fíjate que con tal de poderle decir a los nenes que hoy tendremos una cena con pavo, lo que hice fue comprarme dos paquetes de cold cuts de pavo marca de supermercado y tratar de darle forma de ave, a ver si los nenes me creen la feca”.

Igualmente en Puerto Rico miles de familias están celebrando el Día de Acción de ¿¡Gracias de Qué!?: por ejemplo, Florinda Jiménez aseguró que con tanto desempleo y pobreza en la Isla “la piña está agria este año… ¡y lo digo literalmente! Estoy tan pelá’ que la única piña que pude comprar en Econo fue una de las que estaban vendiendo con descuento porque ya estaba media podrí’a”. Sin embargo, ella no es la única boricua que está preguntándose si debe sentirse agradecida por el despido de miles de empleados gubernamentales y de la empresa privada, por las lluvias torrenciales que han causado inundaciones en las últimas semanas, o por “haber elegido a la gobernación a un mamalón de siete suelas y haber metido en la legisbasura a suficientes legismorones como para acabar de fastidiar la cosa”. A todas luces los únicos ganadores este año parecen haber sido los pavos, porque nadie tiene dinero como para poder comprarse uno.


La desgracia económica de los humanos es la bendición de los pavos