San Juan, Puerto Rico – Al enterarse de la decisión del Gobierno de posponer 11,747 de los despidos de empleados gubernamentales para el 6 de enero del año que viene, los Tres Reyes Magos de Oriente manifestaron estar molestos con el gobernador Luis Fortuño por “hacer el Día de Reyes todavía más mierdoso de lo que suele ser”. Melchor explicó que “ya a la gente le vale madre nuestro día, porque para esa fecha las familias están arrancá’s luego de comprar regalos para el día de Navidad y poca gente lo celebra. ¡Y ahora con tanta gente perdiendo su empleo el 6 de enero, más grande todavía va a ser el foquetazo que nos van a dar!”. Por su parte, Gaspar indicó que “si bien normalmente el Día de Reyes los niños lo que reciben son regalitos trililís (juguetes de Suárez Toy House, chucherías de Pitusa, o peor aún, ropa), el año que viene sí que no van a recibir tres carajos. Y los que terminarán jodiéndose como siempre son nuestros pobres camellos, porque de seguro ningún niño se acordará de ponerles yerba y tendrán que pasar hambre. ¿Qué culpa tienen Rudolph, Donner y Blitzen de que un gobernador malparido haya tenido el mal gusto y la sangre fría de despedir a miles de empleados un día de fiesta?”. Ante nuestras miradas confundidas por los nombres de los camellos, Baltazar explicó: “Ah, es que les pusimos esos nombres por recomendación de nuestro PR rep a ver si mejorábamos nuestra imagen y nos hacíamos más accesibles a los niños, quienes sólo saben de Santa Clos y sus dichosos renos”. Para concluir, Melchor intimó con una sonrisa pícara: “Pero no se preocupen, mi gente, que le vamos a hacer un tremendo regalito al pueblo de Puerto Rico el próximo 6 de enero: le vamos a dar de comer a nuestros camellos un montón de barras de Ex-Lax, y luego vamos a volar por encima de La Fortaleza por par de horitas… ¡y que sea lo que Dios quiera!”.


Los Tres Reyes Magos, vistos aquí desaliñados y en el olvido