Las Vegas, Nevada – Luego de la pelea del sábado donde el boxeador puertorriqueño Miguel Cotto recibió una golpiza a manos del filipino Manny Pacquiao, el púgil boricua decidió retirarse del boxeo y montar un timbiriche para vender arroz con gandules y pasteles, de tanto arroz y de masa que le han dado en sus últimas peleas. “¡Ya está bueno de coger tanta gaznatá’ e hinchadera de ojo!”, exclamó Cotto, dirigiéndose en dirección contraria a donde se encontraba la prensa. “A estas alturas mis contrincantes me han dado tanto de arroz y de masa que puedo dedicar el resto de mi vida a perseguir mi segunda pasión: ¡la cocina!”. Cotto explicó que como está “algo cieguito” por culpa de la hinchazón que tiene en la cara, su ex entrenador Joe Santiago le servirá de asistente en la cocina: “¡Y no se preocupen, porque aquí en la cocina Joe sabe lo que está haciendo!”. El boxeador aseguró que tenía suficiente arroz como para poder ofrecerle a sus comensales diferentes variedades (entre éstas arroz con gandules, arroz congrí y arroz guisado), y tanta masa que podría suministrar suficientes pasteles para abastecer todas las venideras fiestas de Navidad. Sin embargo, el ex campeón de peso welter advirtió que en su timbiriche de comida navideña no podrá vender ningún tipo de postre, dado que sus contrincantes le comieron los dulces.


Miguel Cotto, preguntándose quién apagó la luz
Tags en Blogalaxia: