Washington, D.C. – Luego de regresar de su reciente viaje a la capital estadounidense, el gobernador Luis Fortuño declaró triunfante que ha logrado resolver la crisis económica que atraviesa la Isla gracias a su exitosa campaña de hacer tricortrí entre los pasillos del Capitolio este pasado día de Halloween. “Todo el mundo siempre me jodía con que yo me parecía al personaje de Milhouse de los Simpsons”, contó Fortuño, “así que decidí pintarme de amarillo, buscarme unos espejuelos bien grandes, y jalar pa’ Washington D.C. a hacerle tricortí a los congresistas. ¡Tomando en cuenta todos los dulces que conseguí, nos podremos desembarazar fácilmente de nuestros problemas económicos!”. Fuentes dentro del Capitolio confirmaron la historia de “haber visto al gobernador puertorriqueño vestido de Milhouse y merodeando los pasillos con una bolsita, pidiendo ‘dulces y/o ayudas económicas’ a cuanto congresista se encontrara por el camino”. Fortuño estimó en “par de miles” los ejemplares de dulce que conseguió, “y no son de esos dulces baratex que venden en bolsas grandes en los supermercados: this was the good shit!“. El Gobernador calculó que el dinero recaudado vendiéndole este exceso de golosinas a dulceros diabéticos alrededor del mundo dará “no sólo para acabar con la deuda del erario, sino que también sobrará para malgastar chavos en el reguero de proyectos totones que sin duda se le ocurrirán a nuestros legismorones”. Al preguntarle si estas buenas noticias querrán decir que no será ya necesario cesantear a los miles de empleados gubernamentales proyectados por la Ley 7, Fortuño respondió que no, pero que con gusto le dará par de “Fun-Sized Kit Kats” a cualquier empleado cesanteado que venga a hacerle tricortrí a la Fortaleza.


El gobernador Fortuño fue a hacerle tricortrí a los congresistas estadounidenses, muchos de los cuales exclamaron con deleite al verlo: “¡Pero si es que es igualito a Milhouse!”