San Juan, Puerto Rico – La cantante cubana Gloria Estefan decidió regalarle boletos a su concierto del sábado pasado a más de dos mil de los empleados gubernamentales que fueron cesanteados por la Ley 7, causando que éstos se lamentaran, preguntándose por qué Dios los había abandonado. Entre gemidos y crugir de dientes, miles de desempleados llorosos se quejaron de que su periodo de sufrimiento no se limitara a la pérdida de su empleo en un ambiente económico precario, sino que también se extendiera a tener que acudir a un concierto de Gloria Estefan. “Dios mío, ¿pero en qué te he ofendido yo a Ti?”, se le escuchó a muchos de ellos implorar a las alturas. “¿No he sufrido ya lo suficiente? ¿Por qué me castigas ahora obligándome a escuchar a esta reject del Miami Sound Machine?”. Se reporta que las víctimas de este concierto han organizado una plegaria preventiva en la Catedral de San Juan “para que a Ricky Martin no se le ocurra hacernos el mismo ‘favor’ la próxima vez que se dé la vuelta por la Isla”.


Durante el concierto tuvieron que subirle el volumen a las bocinas para que se pudiera escuchar la música sobre el ruido del llanto y las lamentaciones