La Habana, Cuba – Poniendo punto final ya a la controversia que ha rodeado el concierto que el cantante Juanes llevará próximamente a Cuba y que miembros del exilio cubano han advertido que es un símbolo tácito de apoyo al régimen castrista, el gobierno cubano confirmó que en efecto el artista colombiano es un gran simpatizante de Fidel Castro, y que de hecho está siendo considerado para ser su sucesor.

El concierto, que forma parte de la gira titulada “Paz Sin Fronteras”, se llevará a cabo el 20 de septiembre, y desde que fue anunciado los cubanos de Miami han levantado la voz de protesta con imputaciones de que Juanes se trae algo entre manos. “¡Alabado, si e’ obbio que Juane e’ un cattritta de clabo pasa’o!”, opinó Virgilio “Virgilitico” Pérez, líder de la Asociación De Cubanos Exiliados Que Se Oponen A Todo Lo Que Tenga Que Ver Con Cuba; “Batta con be’ que ese concietto se llama ‘Pa’ Sin Frontera’: ¡pero si Cuba e’ una ilhla que no tiene frontera, po’ tu bida!”. Para los miembros de esta asociación basta con que el concierto tome lugar en Cuba para concluir más allá de toda duda que Juanes simpatiza con el gobierno actual de ese país: “¡Si Juane de beddá’ reppetase al pueblo cubano”, aseguró Pérez, “haría exattamente lo que le dijéramo nosotro lo cubano que ya no bibimo ahí!”. El líder de la asociación de exiliados igualmente anunció que su organización planea hacer una quema de discos de Juanes la semana que viene, y que el mismo Pérez quemará su colección personal, “digo, exetto el CD ‘Un Día Nommal’, que me recuedda la época en que conocí a mi epposa… y creo que tampoco boy a quemá’ ‘Mi Sangre’, poqque tiene pa’ de cancione que me guttan pila… ¡Bueno, el punto e’ que algo encontraremo pa’ quemá’ de aquí a la semana que biene!”.


Virgilitico Pérez, meditando qué disco de Juanes quemará la semana que viene, “poqque, acá entre no’, ¡todo me encantan!”

A pesar de que Juanes había asegurado públicamente que su concierto carece de ideologías políticas, esto no fue más que una treta para desviar la atención al hecho de que el cantante colombiano es el fanático número uno de Fidel Castro, a quien incluso le compusiera una canción titulada “Fidel & Juanes 4Ever“. “¿A quién se le ocurriría que este concierto fuera solamente para traerle mi música al pueblo cubano?”, preguntó retóricamente el artista. “Acá entre nos, es imposible compartir música con un pueblo si no es porque uno está perdidamente enamorado de su gobierno… ¡incluso cuando ese gobierno no fuera elegido por los mismos ciudadanos! Ciertamente yo no he cantado en ningún país sin haber tenido una relación estrecha con su gobernante de turno: de hecho, todavía tengo los peluches que me ha regalado [el presidente Barack] Obama, e incluso la cabeza de alce que [el ex presidente George W.] Bush cazó en mi nombre. ¡Llámame, George!”, exhortó el cantante colombiano con su adorable acento de “Betty la Fea”.


Juanes, rememorando el día en que todavía podía grabar un disco en Miami

Para pagarle la gesta de Juanes para con el gobierno de Castro, éste anunció que Juanes está siendo considerado para que sea el sucesor de Fidel si éste, en algún momento, llegara a morir. “Todo sabemo que Raúl [Castro] no ettá muy jobencito que digamo”, explicó Ramón Baldomero, Ministro de (Des)información de Cuba, “y e’ posible que Fidel también se muera aggún día, así que nuettro gobienno necesita ettabilidá’. E’ por eso que queremo ofrecelhle el puetto de Presidente al Seño’ Juane… ¡y sólo digo ‘ofrecelhle’ poqque quiero dalhle la impresión de que puede decinno que no!”. Se espera que Juanes acepte la propuesta del gobierno cubano, y que inmediatamente empiece a componer un nuevo himno nacional que se rumora será su éxito “Tengo la Camisa Negra”, pero con la letra cambiada para que diga “Tengo la Camisa Roja, Bággame”.


Fidel Castro, visto aquí tropezándose de la emoción al enterarse del concierto de Juanes

Al concierto también asistirá la cantante puertorriqueña Olga Tañón, quien ha hecho todo lo posible por distanciarse de la controversia para que no le caigan chinches a ella también. Sin embargo, se le ha escuchado opinar sobre la situación en privado: “A la verdad que esos cubanos de Miami son como el perro del hortelano: ni comen ni dejan comer. Con tanto amor a la politiquería y tanta protesta por cualquier cosa, ¡no en balde dicen que Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas!”.