East Sussex County, Gran Bretaña – Hace unas pocas semanas el mundo se estremeció con la noticia de la supuesta paternidad de Alfie Patten, un niño de 13 años quien supuestamente preñó a su novia de 15 años, y luego se convirtió en uno de los padres más jóvenes del Reino Unido. Sin embargo, pruebas de ADN han revelado que el padre de la criatura no es Alfie, sino otro muchacho de 15 años, lo cual de la noche a la mañana convirtió a Alfie de un padre joven a un cornudo joven; dicha transformación preocupó a sus médicos, quienes no saben los efectos de tal cornamenta en un muchacho tan joven.

“Al principio”, explicó el Dr. Nigel Thorpleton, el médico de cabecera de la familia, “cuando nos enteramos que Alfie supuestamente se había convertido en padre a la tierna edad de 13 años (lo que quiere decir que embarazó a su novia a los 12), primero pensé en las dificultades que atravesaría la joven pareja no sólo en criar a su hija, sino también en lograr la aceptación de la sociedad. Sin embargo, luego de pensarlo un poco y de acordarme de las bellaqueras que me daban a mí a esa edad, lo que me pregunté fue: ‘¿¡Y dónde rayos estaban esas nenas cueras de 15 años durante mi adolescencia!?'”. Cuando salió a relucir que el joven Alfie no era el padre de la criatura, sino que por el contrario había experimentado un cuernazo a tan temprana edad, el Dr. Thorpleton se preocupó “por el efecto nocivo que podrían tener esos troncos de cuernos en un cuerpo aún tan pequeño”.


Posible resultado de la pegada de cuernos de Alfie (interpretación artística)

En efecto, Alfie, de apenas cuatro pies de altura, es pequeño para su edad, y tiene “un rostro angelical que desmiente la clase de pegá’ de cuernos que le acaban de dar”. No se puede precisar el tamaño que alcanzará la cornamenta que adornará sus sienes, sin embargo, dado que hay poca evidencia histórica sobre hombres cornudos de tan joven edad. “Por ejemplo”, intentó de ilustrar el Dr. Thorpleton, “si le salen cuernos del tamaño de los que Angelina Jolie le puso a Brad Pitt, me preocuparía grandemente porque ésos fueron tan grandes que la cabeza del pequeño Alfie cedería ante su peso: seguramente tendría problemas cervicales, y apenas podría levantar la cabeza sin asistencia hidráulica. Su situación es sumamente precaria, por lo que habrá que mantenerlo en observación por los meses venideros para monitorear el progreso de su cornamenta. Esto espero que le sirva de ejemplo a la juventud de hoy día”, sentenció el galeno, “de que si te la aflojan demasiado fácil aunque parezcas un nene de teta, igual se la estarán aflojando a otros, así que cuidado”.


“Vean, chicos”, demostró el Dr. Thorpleton, “lo que les puede pasar si tienen sexo demasiado jóvenes: ¡tener que conformarse con una novia fea!”

Chantelle Stedman, la madre de la criatura y pegacuernos aficionada, habló sobre sus acciones flejetrónicas y cómo éstas impactaron su vida y la de Alfie: “Mientras dejaba que ese montón de muchachos pasaran la noche conmigo en la casa de mis papás, jamás me pasó por la mente de que la gente creyera que el chispo de Alfie fuera el padre y que fueran a armar tanto alboroto por esto: ¡había tantos otros posibles candidatos! Yo sólo espero que Alfie me perdone el que yo haya corrido hasta de capota y que lo haya hecho parecer un toro, porque él siempre dijo que quería ayudarme con la nena, mientras que todos mis otros amantes están jugando XBox 360 en sus casas de lo más tranquilos. ¡Ya sabía yo que no debí haberle hecho caso a mi amiga Bristol Palin!”, se quejó la joven corbeja.


Chantelle Stedman, afeando el espacio justo sobre su bebé recién nacida

Tyler Barker, cuya prueba de ADN lo identificó como el desafortunado padre de la bebé, se lamentó de su desliz: “¡Si por lo menos [Chantelle] hubiera sido linda, pero es que ni eso! O sea, ella es británica, así que no se podía esperar mucho, pero a la verdad que no sé qué rayos me estaba pasando por la mente. Menos mal que yo no era el novio de ella, porque si no, me estarían saliendo los cuernos a mí en vez de a Alfie, y eso arruinaría mis posibilidades de poder tirarme a una muchacha más linda en escuela intermedia para quitarme esta peste a feostia cagalitrosa que Chantelle me dejó encima”. Sobre la lamentable situación de Alfie, Tyler comentó: “De verdad, mano, mala mía… créeme que si pudiera darle marcha atrás al tiempo, jamás hubiera cometido este error… ¡hubiera buscado a una nena más linda a quien preñar!”.


Tyler Barker, quien está más apenado por admitir haberse acostado con Chantelle Stedman que por ser padre a los 15 años

Considerando la triste situación que le depara el porvenir, Alfie también expresó zozobra: “¿Quién se hubiera imaginado que tener relaciones sexuales a los 12 años pudiera tener tan malas consecuencias? Yo le echo la culpa a mi PlayStation DS que estaba dañado esa semana, porque de otro modo no hubiese estado tan aburrido como para pasar la noche con Chantelle”. El joven suspiró melancólicamente mientras se frotaba las sienes y la incipiente cornamenta que ahí le brotaba, y se lamentó: “Total, ¿qué más se puede esperar viviendo en un condado cuyo nombre contiene la palabra ‘sex‘?”.