Planeta Tierra, Sistema Solar – En lo que tiene que ser el foquetazo galáctico más grande en la historia de la Vía Láctea, el Planeta Tierra ha decido que, para celebrar su día, se largará de nuestra galaxia buscando otro hogar “donde sus habitantes sean menos carnepuercos y me maltraten menos”.


Ejemplo del maltrato craso a nuestro planeta que ha causado que éste haya decidido dejarnos pullú’s

Hoy miércoles que se celebra precisamente el Día del Planeta Tierra es el momento que nuestro terruño terrestre ha escogido para “finalmente librarme de la escoria humana que tanto daño me ha hecho, y buscar nuevos horizontes”. El Globo Terráqueo, hogar de todas las criaturas y formaciones geológicas conocidas por la Humanidad, manifestó estar cansado ya de tolerar tanto abuso perpetrado por la especie humana al medio ambiente y a todos los ecosistemas dentro de éste: “De qué vale que me dediquen un día al año”, argumentó tristemente nuestro planeta, “si los otros 364 me van a usar de vertedero municipal y a tratarme como puta de barrio… ¡y que fuera yo Carolina para que me estén ensuciando a diestra y siniestra!”. La Tierra añadió que tanta contaminación ambiental ha afectado adversamente su salud, asegurando que en las últimas décadas ésta ha desarrollado asma, tos ferina, y hasta herpes (aunque se rumora que éste último fue el resultado de una tórrida noche de pasión con Pamela Anderson).


¿Ven esta hermosa puesta de sol? ¡Pues váyanse despidiendo!

La noticia cogió por sorpresa al género humano, el cual, hasta el momento, había dado por sentado que siempre tendría a este planeta para poder hacer y deshacer a su antojo. Incluso personas cuyas actitudes ecológicas han sido siempre más bien laxas han cambiado su postura para tratar de convencer a la Tierra de que no se vaya. Por ejemplo, la Gobernadora del estado de Alaska, Sarah Palin (cuyo lema de campaña fue “Drill, Baby, drill!“), ha dado un virazón ahora que los huevos se le pusieron a peseta: “¡Quédate con nosotros, Planeta Tierra!”, imploró Palin ataviada de ropa hecha de fibras naturales, mientras acariciaba gentilmente un dócil venadillo que se le acercó a la conocida cazadora en contra de toda lógica. “Si decides quedarte, te prometo que dejaré de hacer rotos por todo Alaska buscando petróleo y contaminando la fauna y flora local. Mira que si te vas, ¡ya no habrá Estados Unidos que arrebatarle a los malditos Demócratas de aquí a cuatro años, y entonces, ¿de qué habrán valido todos los malos ratos que pasé durante la campaña?!”. También se añadió a las súplicas Daniel Galán Kerkadó, el Secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, quien juró “dejar de firmar permisos para cortar árboles a diestra y siniestra”: sus palabras, sin embargo, carecieron de peso contundente, dado que es harto sabido que en la Isla ya no quedan árboles por talar.


La gobernadora Sarah Palin, rogándole al planeta que se quede y que le dé un break de comerle las nolas a Obama en el 2012

La comunidad científica ha investigado las consecuencias de la decisión del Globo Terráqueo de “coger la juyilanga”, asegurando que “el Ser Humano, y todas las criaturas vivientes que conocemos, necesitan imperiosamente un planeta sobre el cual habitar. Nuestros cuerpos necesitan estar rodeados de exactamente el tipo de atmósfera que sólo provee la Tierra, y están perfectamente calibrados para la presión atmosférica y la fuerza gravitacional que ejerce nuestro planeta sobre nosotros. ¡Y todo eso sin siquiera tomar en cuenta que todos nuestros tereques están aquí! ¡No sé por qué no pensamos en todo esto antes de soltar clorofluorocarbonos a la atmósfera, contaminar los océanos, y emitir tanto dióxido de carbono al aire! ¿Qué carajo se supone que hagamos si la Tierra nos deja en la prángana?”. Incluso las proyecciones más generosas de los científicos estiman que, carentes de un planeta sobre el cual vivir, todos los seres vivientes dejarán de serlo en cuestión de varios minutos: “Aparentemente para que haya vida no sólo es necesario el carbono… ¡también hace falta poder estar para’os sobre algún planeta!”.


“¿Ya ven por qué me voy pa’l carajo?”, preguntó retóricamente la Tierra

Sin embargo, todas estas súplicas han caído sobre oídos sordos, dado que el Globo Terráqueo aseguró que llevará a cabo su plan de “pintarse pa’l carajo” al finalizar el día: “Yo mejor me voy pa’ otro sistema solar donde me aprecien más. He oído que los habitantes de la galaxia conocida como ‘Fernobulaxia’ son más considerados con el medio ambiente, así que quizás me vaya pa’llá”. A preguntas de dónde se supone que vivirán los humanos luego de su partida, la Tierra respondió: “¿Y a mí qué me importa? ¡No voy a tener yo ahora el ciudado con ellos que ellos nunca tuvieron por mí! Antes de irme simplemente me daré una buena sacudida, y para ser buena y que no tengan que estar flotando en el espacio, trataré de que todo el mundo dé a parar en la Luna… ¡así que vayan aguantando la respiración!”.


Este fernobulaxiano sabe cuidar el medio ambiente

La Tierra aseguró que al menos la Luna piensa quedarse en el Sistema Solar, luego de que ambas decidieran dar por terminada su milenaria relación sentimental. “A mí me va de lo más bien aquí”, aseguró la Luna, “y ahora que se va Tierri me sentiré en plena libertad de irme a darle vueltas a otro astro que me trate mejor; uno que no me use sólo como escudo contra asteroides, y que no sea tan comemierda que nunca se deje tocar. De hecho, le tengo el ojo echa’o a Júpiter, que está bien grandote y tiene tantos satélites a su alrededor que algo debe estar haciendo bien”. Ante la noticia de que la Tierra sacudirá a todos los humanos sobre la superficie lunar, los puertorriqueños se han dado cuenta de que finalmente todos ellos se convertirán en el mítico “Boricua en la Luna“: sin embargo, nadie parece estar celebrando con particular algarabía tan patriótico suceso.


Así estaremos todos pronto (pero sin el traje con tanques de oxígeno)