Ciudad México, México – McNeil, PPC, la farmacéutica a cargo de la manufactura del medicamento Imodium, y Moctezuma, el antiguo emperador azteca que maldijo a los ocupantes de su antiguo imperio con problemas estomacales si beben el agua, han firmado un histórico contrato haciendo del monarca socio vitalicio de la compañía, para agradecerle la cantidad de ventas que éste ha generado.


Imodium, cuyas ventas en México son estratosféricas gracias a Moctezuma

“Primero maldíjetl el xocolátl para que todo aquétl que lo cómatl en exceso tenga que andar de carrerítastl”, explicó Moctezuma en su nativo náuatl. “Luego, hícetl que tódatl el agua en el Imperio Azteca fuera tan nocívatl como comida chínatl que lleva en la nevératl varias semanas. ¡El hombre bláncotl tendrá que pagar por la osadíatl de violar nuestras tierras, robar nuestro oro, y regar nuestras sagradas telenovélastl por toda Latino América! ¡Thalía era solamente nuestra!”, declaró el emperador casi entre lágrimas. “Por eso, cada vez que se les derrítatl un hielo en una bebida en México, o que osen tomar aguas frescas en la cálletl, se estarán acordándotl de mi nombre por como tres días!”, finalizó, exclamando vigorosamente: “¡Ajúa!”.


Moctezuma, echándole un fufú al agua mexicana

Moctezuma declaró que lo menos que podrían hacer los que manufacturaban Imodium, luego de tantas décadas de curar las víctimas de su maldición, era ofrecerle a él un puesto en la junta directiva. “Con más recúrsostl en el mundo modérnotl”, aseguró el azteca, “sólo me volveré aún más poderósotl. Por ejémplotl, mi poder hoy día se limítatl a castigar turistas mensos que no saben que no deben comer cosas en la cálletl o tomar agua de la plúmatl… ¡pero con más recursos económicos, podrétl maldecir toda la comídatl en México!”, exclamó con un brillo de locura en sus ojos azabache. “Ahóratl en vez de pedir ‘tacos al pastor’, será mejor que pídantl ‘tacos al inodoro’, porque aquí es donde van a terminar!’.

Los que han sido víctimas de la maldición de Moctezuma están aterrorizados con la noticia de que éste tendrá ahora más poder en el mundo moderno. Leticia “Letty” Rina, una turista argentina que recién regresó de una gira a México, aseguró que “esa maldición es cierta, ¿sabés? Sho me comí un elote en la casheee cuando estaba en México, y luego sho sentí toda la furia del Imperio Azteca pasar a través de mi cuerpo… ¡como por una semana! Dios mío, ¿por qué me habés hecho tan blanquita y rubita?”, imploró, maldiciendo su ebúrnea tez y delicada condición estomacal.


Letty Rina, maldiciendo la hora en que le dio por comerse un elote en la calle

“La integración de Moctezuma a nuestra compañía es algo sumamente natural”, declaró John LaVabeau, el gerente de McNeil, PPC, la compañía que hace el Imodium. “El emperador Moctezuma lleva maldiciendo el agua de México para hacer que todo incauto que la beba tenga que vivir en el baño por los próximos tres días, y nosotros somos los que hacemos la droga maravillosa que es como un tapón de bitumul para aquél que padezca de malestares estomacales. Nosotros claramente queríamos reconocer su vengativa gesta que tanto negocio nos ha traído haciéndolo socio de nuestra firma, con todos los beneficios que eso conlleva, como nuestro jet privado. De hecho, él ya manifestó interés en visitar a Madrid, porque le gustaría echarle un mal de ojo al agua de ellos también”.

Expertos gastrónomos han asegurado, sin embargo, que incluso con su nueva posición de poder en una compañía moderna, el monarca azteca no podrá regar su maldición a todos los países de habla hispana: “Por ejemplo, en Puerto Rico llevan tantos años hartándose de frituras en friquitines llenos de moscas y comiendo pinchos de feria patronal con carne de dudosa procedencia, que los estómagos de sus habitantes tolerarían cualquier cosa que les aviente Moctezuma”.