Dayton, Ohio – El septuagenario candidato presidencial por el Partido Republicano, John McCain, anunció finalmente que su elección para el puesto de vice-presidente será la comediante estadounidense Tina Fey. Sin embargo, presuntamente malintencionadas fuentes noticiosas han reportado falsamente que no se trataba de Tina Fey sino de Sarah Palin, la desconocida aunque juvenil gobernadora del estado de Alaska.

Luego de mantener a la prensa estadounidense salivando por días sin anunciar su elección para candidata vice-presidencial, el viernes pasado el añejo senador de Arizona, John McCain, reveló que ésta sería Tina Fey, la liberal comediante americana mejor conocida por su trabajo en Saturday Night Live. A pesar de que su elección demostró gran madurez al escoger a una persona con una postura política tan diversa a la suya, la “malvada prensa liberal” está intentando de restarle peso a su selección reportando la mentira de que la candidata es en realidad Sarah Palin, a quien nadie conoce por haber estado en su puesto por solamente 20 meses. Aunque es entendible que los medios noticiosos se hayan equivocado al confundir a Fey y a Palin, quienes son ambas atractivas, espejueladas, y sin duda alguna futuras cougars, McCain afirmó que le parece un “truco malicioso” para despreciar cuán histórico es que un candidato republicano para la vice-presidencia tenga un sentido del humor.


Tina Fey y Sarah Palin, luciendo estudiosas pero sensuales

El decrépito Senador McCain se mostró sumamente molesto por esta supuesta maniobra mediática: “¡No traten de agüarme la fiesta, reporteros malparidos!”, tronó el prehistórico candidato republicano. “¿Quién carajo es esa tal Sarah Palin, y por qué la nominaría yo como mi compañera de papeleta?”. McCain prosiguió a exaltar las características que lo llevaron a escoger a Tina Fey como su vice-presidenta: “Tina es una mujer sumamente inteligente; una mujer que tiene fuertes convicciones morales las cuales, aunque diferentes a las mías, celebro y respeto; una mujer con un tremendo sentido del humor, el cual necesitará para sobrevivir nuestra presidencia; en fin: una mujer (¿oyeron, fanáticas enchismá’s de Hillary Clinton?)”.


McCain frunciendo el ceño, y preguntándose quién rayos es la Sarah Palin mentá’ esa

Ante preguntas de la prensa de por qué nominó a Palin, una candidata a quien nadie conoce, McCain respondió iracundo: “¡Qué mucho joden! ¡Que yo no nominé a la Palin esa, si ni yo mismo sé quién es! Además que, por lo que me cuentan, ella lo que lleva de gobernadora es menos de dos años, lo cual le imposibilitaría a mi campaña seguir con el julepito de criticar a Obama por tener poca experiencia, porque obviamente nos sacarían en cara que la persona que nosotros pondríamos a un infarto de distancia de la presidencia es una persona que no ha siquiera terminado su primer término ejecutivo”. McCain también ripostó que es “inconcebible” que su comité de campaña haya elegido a una persona con las posiciones tan conservadoras que se le achacan a Palin, quien es miembra de la NRA (“Asociación De Francotiradores Montunos”, por sus siglas en inglés) y está en contra del aborto: “La Palin esa, que lo que parece es una blibliotecaria sensual de fantasía pubescente, es diametralmente opuesta a Hillary Clinton: si lo que queremos es darle una excusa a los fanáticos desilusionados de Clinton para que voten por nosotros, ¿por qué escogeríamos a alguien tan difícil de tragar, por más rica que esté?”.


Sarah Palin, MILF par excellence, posando sobre una piel de oso que ella misma cazó para lo que sólo podemos asumir es un sueño mojado republicano

La nueva candidata Tina Fey se manifestó “halagada, aunque patidifusa” sobre la posición que le ofrecieron, admitiendo que hasta que recibió la llamada de McCain el miércoles pasado, ni siquiera sabía que éste todavía estaba vivo: “¿No debe tener él ya como cien años?”, inquirió confundida. “Yo pensaba que él era uno de esos muertos para’os que están de moda hoy día, y que lo animaban con hilos de marioneta y que por eso su brazo se movía algo extraño”. Fey aseguró que desempeñaría su labor vice-presidencial con tesón, “aunque no sé qué rayos hace un vice-presidente además de esperar que al Presidente le dé cáncer por tercera y última vez, y convertirse en la primera mujer Presidente”.

Por su parte, la Gobernadora Palin, supuesta compañera de papeleta de McCain, rápidamente desmintió los rumores, asegurándole a la nación que ella no es la candidata a vice-presidente dado que su nominación “sería diáfanamente una artimaña política de la peor calaña, ¡y claramente los republicanos jamás harían algo tan mezquino!”.