San Juan, Puerto Rico – Siguendo el ejemplo de los dos gringos monóglotas que demandaron a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), prevaleciendo para que se impriman las papeletas tanto en inglés como en español, la comunidad nuyorican en la Isla se organizó a su vez para demandar que también se hicieran disponibles las papeletas en spanglish, el idioma natal de ellos.

El caso que comenzó todo fue levantado por dos individuos quienes, a pesar de haber vivido en la Isla por un sinnúmero de años, nunca se dignaron a aprender español, y por ende llevaron a la corte a la CEE para obligarla a imprimir las papeletas electorales en inglés, y así satisfacer las necesidades de las hordas de habitantes de Puerto Rico que sólo entienden el difícil. “I have no idea how you people can understand each other in that gibberish language of yours“, comentó una de las demandantes. “I only understand English (you know, God’s language), so I feel very restricted when I have to leave my house: I can only do my shopping at Mr. Special, eat at Church’s Fried Chicken, and drive on roads named after American presidents. And now you’re telling me I can’t even vote unless I learn that jibber-jabber you people speak? No way, Joseph! It’s taken me fourteen years of hard work and dedication to remain so steadfastly monolingual and not learn the most rudimentary words in Spanish, and that’s how I want to stay!“, aseguró enfáticamente, gastándonos las itálicas.


La demandante celebró su victoria legal comiendo en McDonald’s, “the only fucking place with REAL food in this Godforsaken place!

Viendo la oportunidad de hacer valer igualmente sus derechos, la comunidad nuyorican en la Isla también decidió plantear su querella ante las cortes, y exigir que las papeletas se hagan disponibles en su vernáculo, el spanglish. “Yo sabo mi derecho, you know?“, aseguró/preguntó Yoneida Pérez-Jackson, original del Bronx pero radicada en Puerto Rico desde hace once años. “Tú no puede preventar que nosotro votamo, ¿tú sa’e? Nosotro tenemo el right de podel vote en el language que nosotro want, ok?“, aseveró bilingüemente en un modo que le hubiera dado dolor de cabeza incluso a Dora The Explorer. Pérez-Jackson no se quedó ahí, sino que amenazó a la CEE, asegurando que si ésta no accede a su pedido, “les voy a scratch out lo ojo a to’, aunque se me jodan lo rolo, I swear’a God!”.


Yoneida Pérez-Jackson, haciendo valer su derecho de votar en spanglish, en rolos y en metede’os

La reacción inicial de la CEE ante la nueva demanda fue parca, pero elocuente: “Ellos están jodiendo, ¿verdad?”. Sin embargo, la insistencia de los querellantes le demostró al gobierno que el caso era en serio, lo que obligó al equipo de impresión de papeletas de la CEE a tener que prepararse para el peor de los casos y estudiar cómo luciría una papeleta escrita puramente en spanglish. “Yo no sé mucho de eso”, confesó Johanna Angleró, la empleada de la CEE que fue encargada con aprender palabras en spanglish para la redacción de papeletas. “Digo, sé lo que uno oye por ahí, que si ‘la marqueta’, ‘la fornichura’, ‘el rufo’, ‘la factoría’… pero así de términos electorales, ahí sí que me cogieron”. Luego de horas de investigación y esfuerzo, Angleró reveló que el boceto preliminar de las instrucciones al votante rezaría: “Cuando finishees de votal, castea tu baloto poniéndolo en la boxa de balotos, you know?“. La CEE no ha descartado el tener que contratar peritos en la materia para revisar la corrección lingüística de los nuevos formularios, por lo que podría tener que contactar a expertos tales como Jennifer López y Marc Anthony para que los asesoren.


Marc Anthony y J-Lo van a ser los experts que van a help con las ballots, ¿tú sa’e?

El Presidente de la CEE, Ramón Gómez Colón, se mostró preocupado por este nuevo caso legal, el cual, de prevalecer, obligaría a la CEE a incurrir en gastos exorbitantes que los forzarían a cortar costos en otros lados. “Al tener que imprimir más papeletas aún, tendríamos que buscar cómo ahorrar en algún otro lugar, como ejemplo, haciendo las papeletas más pequeñas”, explicó Gómez. “Pero eso es fácil: para ahorrar espacio simplemente sacamos a Rogelio Figueroa de la papeleta, si qué carajos”. Gómez también advirtió que sería oneroso para la CEE incurrir en estos gastos de impresión cuatrienio tras cuatrienio, por lo que ha logrado que la librería Borders les done miles de copias del libro “Spanish For Dummies“, las cuales se entregarán a toda persona que pida una papeleta en inglés o en spanglish, añadiendo que “así tienen cuatro años para dejarse de mariconerías y aprender español como Dios manda; y si ‘Spanish For Dummies‘ no les funciona, les conseguimos pa’ rápido la versión extra-strength, llamada ‘Spanish For Americans‘, pa’ que se pongan al día”.


Ramón Gómez mostrándose preocupado por este revolú y “por el salpafuera que están armando los ciegos que quieren que les permitamos votar telefónicamente, que están haciéndole un piquete a la CEE al frente de las oficinas centrales de la AMA”