San Juan, Puerto RicoEl Gobernador de Puerto Rico, Aníbal Acevedo Vilá, reafirmó ayer que su administración espera cumplir con la meta de entregar 50,000 unidades de vivienda antes de que termine el cuatrienio, y anunció que el Departamento de la Vivienda descubrió importantes errores en la contabilización de unidades entregadas que causaron que se reportaran casi 19,000 unidades menos que las entregadas realmente. El ajuste estadístico, que ahora refleja la entrega de casas de muñecas Barbie a infantes, así como de cajas de cartón corrugado extra-grande a deambulantes, muestra un balance de 41,717 unidades construidas y entregadas desde enero del 2005, lo que coloca a la administración a tan sólo 8,293 unidades del número prometido en las elecciones pasadas.


¡Dejen de cuestionarle sus buenas intenciones! Alguien con esa cara de preocupación siempre pone las necesidades de El Pueblo&trade sobre las de él mismo

“Éste es un problema que se viene arrastrando por años, pero vamos a tomar las decisiones difíciles que haya que tomar por el bien de El Pueblo™”, comenzó diciendo el Gobernador, quien aseguró que la situación se debió a un error de buena fe y no a una crasa manipulación estadística o a intentos descarados por hacer creer a la ciudadanía que en tres meses duplicarán la cantidad de casas construidas en los pasados tres años y medio. “Fue un mero error de contabilidad. El Pueblo™ sabe que yo siempre vengo de frente y con la verdad”, aseguró Acevedo Vilá convincentemente. “Se trató de un simple error clerical“, añadió, utilizando un término que rima con el adjetivo más comúnmente utilizado para describir la situación actual del país.

El Gobernador aseguró que esperan alcanzar la meta de 50,000 unidades entregadas gracias a creativos planes de trabajo implementados por su administración: “A diferencia de como se hacían las cosas en el pasado, tenemos un sistema bien innovador para construir las casas que nos faltan: es un sistema de bloques modulares creado por una muy bien establecida y reputable compañía constructora danesa que se especializa en este sistema de bloques”, explicó el Gobernador. “¡Hoy mismo le entregamos a mil personas estas casas! ¡Vamos a seguir pa’lante!”, exclamó.


Enidia Pérez nos muestra con sumo orgullo la casa basada en bloques modulares que recibió de manos del Gobernador Aníbal Acevedo Vilá: ésta es tan sólo una de las cerca de 27 mil casas que el Gobernador entregará en lo que queda de año

Como medida adicional, el Gobernador anunció el inicio del Programa “Aníbal en tu Bio-Casa”, con el que espera cumplir tanto con su plan de vivienda como con objetivos de reciclaje: “Las casas construidas bajo este plan son amigables con el medio ambiente, ya que para su construcción y mantenimiento solamente requieren materiales reciclados y biodegradables, o como se le conoce vulgarmente en la calle, cartón. Además, son bien prácticas, porque si la persona la quiere con techo plano la usa en su forma normal, y si la quiere a dos aguas, simplemente la dobla por la mitad”, dijo el Gobernador. A preguntas de El Ñame sobre si existe un mercado particular que pretendan atacar con este modelo, Acevedo Vilá respondió que “no realmente, pero ya repartimos un número considerable de estas casas, y son inmensamente populares entre familias que pernoctan en diferentes plazas de la capital”. De acuerdo al Gobernador, la ventaja principal de este plan es que con la ayuda directa de la población general se podría agilizar la construcción de las aproximadamente 8,000 Bio-Casas que serán construidas para final de año: “Si la gente continúa bebiendo con cojones, lo podemos lograr. Mientras más beban, más cajas vacías de Medalla y Heineken tendremos, y más techos habrá disponible para nuestras familias. ¡Esto es visión de futuro!”, aseguró.


Una de las familias del plan piloto “Bio-Casa” disfruta de su nueva residencia (Foto suministrada por el Departamento de la Vivienda)

El Gobernador hizo el anuncio en medio de críticas aparentemente infundadas provenientes de sectores poco informados de la sociedad: “Pero, ¿cómo es posible que en tres años se haya construido y entregado poco más de 22 mil casas, y a escasos tres meses de las elecciones y seis meses de acabar el año se diga que hay más de 19 mil en construcción?”, se preguntó Rafael Rojo, Presidente de la Asociación de Constructores de Hogares. Rojo expresó que su experiencia de treinta años en la industria le sugiere que habrá problemas de filtraciones con las nuevas unidades: “Mira, esas cajas de cartón salen bien flojas. A mí cada vez que compro una caja doble de Medalla, el cartón barato ese se me rompe fácilmente en el baúl del carro. Yo no sé. Pa’ mí que esas casas se van a filtrar”, opinó el contratista, evidenciando un gran nivel pericial. “Ahora, si usaran cajas de Coors Light, ésas sí son fuertes, porque vienen de afuera”, concluyó Rojo.

El Gobernador descartó las preocupaciones de sus críticos, las que catalogó de “meros intentos de buscar ventajería política”. “Segurito después pondrán en duda mi capacidad para hacer mi trabajo mientras brego simultáneamente con mi defensa en la Corte Federal”, dijo Acevedo Vilá, quien añadió que “para nosotros los que sabemos de esto, entregar ese número de viviendas es un asunto trivial. De hecho, solamente el Día de Reyes pasado entregué 503 casas de Barbie en La Fortaleza. Pregúntenle a las adorables niñitas que las recibieron”, dijo con total seriedad. “Y eso fue solamente este año. Multipliquen eso por cuatro años, y ahí na’ más hay al menos 2,000. ¡Eso es cambio verdadero!“, aseguró en itálicas.


La nueva Barbie Dream House, modelo que será entregado a una de las agraciadas 8,000 familias que ahora mismo viven debajo de algún puente

Al final de la conferencia de prensa, Ramón Gutiérrez, un ciudadano que formó parte del plan piloto de la Bio-Casa, trajo a la atención del Gobernador que el techo de su nueva unidad se filtra desde el primer aguacero que cogió, lo que evidenció entregando un pedazo de cartón que era parte del techo de su casa para que el Primer Mandatario corroborara cuán defectuoso era. Luego de examinar el pedazo de techo, el Gobernador contestó que “aparentemente, al igual que puede ocurrir hasta en una casa de medio millón de pesos, hubo alguna falla con el material de construcción. Sugiero que vaya y lleve esto al manufacturero del Bio-Material”, dijo el Gobernador mientras volteaba la caja. “A ver, a ver… dice aquí ‘Malta India’. Vaya y quéjese con la India”, aconsejó Acevedo Vilá mientras mientras leía del pedazo de cartón que le entregó Gutierrez.