Hollywood, California – A Britney Spears, la joven y fronterizamente esquizofrénica estrella de la música pop, se le ha visto actuando de manera “cuerda” y “normal” según incrédulos testigos oculares, comportamiento en ella altamente inusitado que ha causado conmoción y preocupación entre su fanaticada.


Esta imagen de Britney risueña y con toda su cabellera tiene sumamente preocupados a sus fanáticos

Luego de años de una encarnecida lucha por la custodia de sus dos hijos (Errorcito Uno y Errorcito Dos) contra su ex-marido, Kevin Federline, se ha reportado que los dos padres han llegado finalmente a un acuerdo el cual le otorga custodia primordial de los niños a Federline, y sin embargo eso no provocó algún tipo de ataque histérico en Britney. Cientos de fotógrafos se arremolinaron a la salida de la corte para ver con qué llantén y ataque de nervios vendría la cantante, pero ésta salió tranquila y no dio muestra alguna de locura.

“¿Qué. Carajo. Es. Esto?”, preguntó incrédulo Charles “The Hammer” Johnson, el conocido paparazzo quien es famoso por hacer lo que sea para lograr la mejor foto. De nada sirvieron las tretas de éste para lograr suscitar alguna reacción exagerada de Britney, ni siquiera algo tan mezquino como preguntarle “¿Cómo se siente ser tan mala madre que le den tus hijos a Kevin Fucking Federline?” o “¿Cómo le explicarás a tus nenes que su papá los quiere más que tú?”. “Esto nunca antes me había sucedido”, confesó anonadado el fotógrafo farandulero. “Yo una vez hice llorar a Dick Cheney aquella vez que sin querer le pegó un tiro a un don ahí, y eso que Cheney no tiene alma humana. ¡¿Cómo es posible que la desbalanceada de Britney haya permanecido tan tranquilita?! ¿Quién carajo me va a comprar estas fotos de mierda de Britney toda sosegada, y para colmo, vestida de pies a cabeza?”.


Reality check: Kevin Federline es un padre más apto que Britney, según el estado de California

La cordura de la diva del pop no paró ahí, sino que incluso se le vio comparecer en un evento de recaudación de fondos para el autismo organizado por Jenny McCarthy y Jim Carrey, sin que su presencia desenlazara en algún discurso ebrio en tarima o alguna exposición indecorosa. “Te soy franca”, admitió McCarthy. “Yo invité a Britney porque quería darme par de palos durante mi propia actividad y pensé que ella ayudaría a desviar la atención haciendo algunas de sus ridiculeces… pero nooooo… se comportó como toda una señorita. ¿Quién rayos quiere verla así, u oírla hablar sobria?”, cuestionó retóricamente (aunque la respuesta es: “Nadie”).


Jenny McCarthy, luciendo más tranquila de lo que le hubiese gustado

Los fanáticos de Spears, sin embargo, son los que más consternados están por el comportamiento de su ídolo. Tammi Stuart, una muchacha de quince años, aseguró: “Yo amo a Britney, pero a la Britney que se rapa la cabeza, se la pasa parisiando con Paris Hilton con una juma que nadie se la apea, y habla con acento británico por ninguna razón evidente. A esta Britney que parece una responsable madre de dos, como que le veo la gracia”. Igualmente, Andrew Michaels, un fanático de Britney quien, espeluznantemente, tiene 46 años, increpó molesto: “¿Quién es esta nenita bien portada que hemos estado viendo recientemente, y para qué rayos me sirve? Escuché incluso que está trabajando en un nuevo CD, lo cual temo que la distraiga de hacer más loqueras de las suyas: ¿qué se supone que haga yo ahora? ¡¿Tratar de disfrutar su música?! ¡N’hombe, no! ¡Que pele pa’bajo y enseñe el tostón saliendo de un carro como hacía antes, es lo que tiene que hacer!”.


Andrew Michaels, en lo que asumimos es su foto de arresto por pornografía infantil

Claramente, no toda la fanaticada de la cantante está molesta por su nueva racha de cordura: “¡DEJEN A BRITNEYQUIETA !”, tronó el andrógino Chris Crocker, el über-fanático de Spears quien amonestó a aquéllos que se mofaron de la cantante cuando ésta hizo un papel ridículo (del cual incluso se avergonzó la misma Peluca de Britney) en los MTV Video Music Awards . “¡¿POR QUÉ USTEDES SIEMPRE SE BURLAN DE ELLA, QUE TANTO SE SACRIFICÓ POR NOSOTROS?!”, continuó su diatriba en mayúsculas. “¡Y MÁS IMPORTANTE QUE TODO ESO, ¿POR QUÉ DEJARON DE PRESTARME ATENCIÓN A MÍ?! ¡MÍRENME, SIGO SIENDO UN RIDÍCULO QUE SE PLEGA POR ESTUPIDECES! ¡SIGAN VIENDO MI VIDEÍTO EN YOUTUBE Y NO SE OLVIDEN DE MÍ!”, exhortó el conocido publicity whore luego de terminar de averiarnos nuestra tecla de Shift.


Chris Crocker, en medio de su llantén desaforado

Por su parte, la misma Britney explicó que “con el pasar de los años simplemente he sentado cabeza, y he comprendido que la inmadurez de mis actos sólo alejaban de mí las cosas buenas, y además servían de mal ejemplo para mi fanaticada”. La joven cantante manifestó también que tiene interés en incursionar más en el mundo de la actuación: “Yo quiero seguir obteniendo papeles en programas de televisión o películas de la pantalla grande, y si no creen que tengo talento… ¡miren a ver si no me la he pasado actuando cuerda durante las últimas semanas!”, reveló con una risa desquiciada. “Psyche! ¡Ja ja ja, como los cogí a todos de pendejos!”, rio Britney desenfrenadamente mientras se cortaba el cabello violentamente con tijeras y comenzaba a beberse botellas de ron a cul-cul.

Al enterarse de que todo este buen comportamiento había sido sólo una treta, Sid Ganis, el Presidente del Academy of Motion Picture Arts and Sciences, le confirió inmediatamente a Britney el Óscar por “Mejor Actuación Que Nos Tomó Por Sorpresa”: “Estábamos considerando darle este premio póstumamente a Heath Ledger por su sorprendente papel del Guasón en la última película de Batman, pero, ¿Britney actuando como una personal normal? ¡Eso sí que fue un tremendo tour de force! ¡Brava, Britney, brava!”, aplaudió Ganis embelesado.