Pekín, China – Medios noticiosos están informando que La República Popular China pretende controlar el clima para las Olimpiadas de este verano. La idea es que podrán hacer que caiga lluvia para limpiar la contaminación del aire, y también mantener el buen tiempo para que no se afecten las ceremonias, mediante el uso de cohetes con yoduro de plata. Sin embargo, si esto no funciona, el gobierno chino está preparado para tomar las medidas que sean para controlar el tiempo.

“Si nuestros cohetes de yoduro de plata no convencen a la Naturaleza de hacer lo que nosotros queramos, estamos preparados a tomar medidas más drásticas”, dijo Xen Xixian, uno de los funcionarios encargados del programa. “En este país ninguna mujer pare sin nuestro permiso. En este país nadie puede navegar el Internet sin nuestro permiso. ¡Aquí hasta la reencarnación del Dalai Lama tiene que ser aprobada por el gobierno chino! Así que si la Naturaleza se cree que puede antojarse con llover o no llover, que se prepare, que se acabó el pan de piquito. Tengo una palabra para ella: Tiananmen. ¡Así que, suavecito Naturaleza, mejor ponte derechita!”, aseguró. Le preguntamos qué fue lo que pasó en Tiananmen que debía hacer a la Naturaleza pensar dos veces antes de hacer lo que se le antojara, a lo que contestó: “Absolutamente nada”, con mirada fría y amenazante.


Xixian sacándose los mocos del boquete izquierdo de su nariz, luego de recibir permiso del partido para sacárselo en un mensaje que le llegó a su beeper durante la conferencia: “Perdonen, pero llevo dos semanas esperando por ese permiso y no puedo esperar. Espero que el permiso para el boquete derecho llegue pronto”

“Si la Naturaleza insiste en seguir haciendo lo que se le antoje sin la aprobación del Partido, pues estamos preparados para tomar medidas más extremas”, dijo Xixian al tiempo que señalaba a una fila de misiles nucleares intercontinentales. “Si vemos nubes de lluvia, explotamos un par de éstos en la alta atmósfera para dispersar las nubes de lluvia. Tal vez se pondrá algo ventoso y nublado, pero no va a llover y los juegos podrán continuar sin interrupción. Y si necesitamos lluvia, pues fácil, vaporizaremos la nieve del Tibet con uno de éstos, y con un par de éstos explotados en la alta atmósfera podremos mover las resultante nubes de lluvia a donde necesitemos que llueva. Será lluvia radioactiva, pero por mi madre, que aquí va a llover cuando el Partido diga. Ahora, si me siguen, permítanme mostrarles la nueva Villa Olímpica”, dijo, mientras nos alejábamos discretamente del resto de la prensa para tomar un taxi al aeropuerto antes que la Naturaleza se pusiera caprichosa.


Sip… eso probablemente limpiaría los cielos de nubes de lluvia