Caguas, Puerto Rico – Durante el fin de semana pasado, el alcalde de Caguas, Willie Miranda Marín, en un giro sorpresivo de eventos le dio su endoso incondicional al Gobernador Aníbal Acevedo Vilá. La sorpresa es debida a que tan sólo unos días antes Miranda se expresó diciendo que Aníbal “no le ganaba a nadie” ante la presente situación del caso federal. Por supuesto, esto ha llevado a muchos a decir a que el Gobernador o el alto mando del Partido Popular le dio un jalón de orejas, o que en el mejor de los casos, es un hipócrita; sin embargo, la verdadera respuesta es más sencilla: Miranda ve a Acevedo Vilá como su personaje animado favorito, El Coyote.


Pues Willie, adelante… explícanos por qué alguien que no puede ganar tiene su apoyo total…

“Sé que hay mucha gente que está pensando en estos momentos que yo soy un vendío, un busconero político manipulable o peor aún, un hipócrita”, comenzó el alcalde en una entrevista exclusiva con El Ñame, demostrando su dominio en el arte de leer mentes. “Sin embargo, mis amigos, la verdad es que tengo el corazón blandito para las causas perdidas. No es casualidad que mis muñequitos favoritos de pequeño fueran ‘El Coyote y El Correcaminos’. Admito que al principio estaba velando la güirita, pero con cada expresión y acto, el Gobernador me recuerda más y más a Wile E. Coyote, quien puja y puja con cada invento, sólo para caer por el precipicio y el Correcaminos burlándose de él. En verdad, hasta el día de hoy, cada vez que El Coyote se cae por el risco se me rompe el corazón. Imagínense, pues se me ha puesto blandito el corazón, y es por eso que igual que a El Coyote, apoyo a Aníbal incondicionalmente”, aseguró.


¡Claro que te ayudamos, Aníbal! ¡Ahora mismo te hacemos el chequecito! Oh, perdón, Coyote, te confundimos, es que tienes la misma cara de aflicción de Aníbal

“Así que pueblo, ¿ven cómo había una explicación completamente razonable? ¿Ven cómo esto no es un ejemplo de crasa hipocresía? Es simplemente que Aníbal ahora es mi Coyotito. Por eso le di ese abrazo de oso y juguetié con su calvita para darle apoyo. ¡Dale, mi Coyote, que yo voy a ti! I wish I knew how to quit you… or get you to quit!“, finalizó.


¿Abrazitos de oso? ¿Jugueteos con el pelo? Ambiguously gay, anyone?