Tegucigalpa, Honduras – El Presidente de Honduras, Manuel Zelaya, apareció en la cadena noticiosa CNN En Español para comer frente a las cámaras un melón hondureño (en un descarado intento de verse más montuno que Hugo Chávez). Su hazaña se debió a la reciente acusación por parte de los Estados Unidos de que melones importados desde Honduras vienen cargados con la bacteria de salmonela.

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (NAMBLA, por sus siglas en inglés) hizo el alerta el sábado, en referencia a los melones de la Agropecuaria Montelibano. En total son 50 personas en 16 estados se han enfermado tras comer los melones, además de nueve personas en Canadá (aunque ésas posiblemente no importen tanto, al no ser estadounidenses). Aunque no se han reportado muertes, 16 personas han tenido que ser hospitalizadas, lo que el gobierno estadounidense asegura es “aún peor, porque si se hubieran muerto, los gastos de hospitales serían menores”.


Enfermera tomando notas de cuántos melones se había comido la paciente con salmonela

Como resultado de la supuesta contaminación, la economía hondureña ha perdido alrededor de tres millones de dólares, el equivalente al 75% del ingreso bruto anual del país (o aproximadamente el presupuesto que Aníbal Acevedo Vilá le dedica a su ajuar de trajes Brioni). Durante el espectáculo televisivo ofrecido por el Presidente Zelaya, éste insistió que “el problema no está en nuestros melones”, e insinuó que quizás se trate del “estómago tiquis-miquis de los gringos”. Zelaya aseguró que la calidad de las frutas hondureñas es “incuestionable” con el fin de detener la merma de la economía de su país y, al mismo tiempo, poder jampearse un melón gratuito.


“Me como este melón hondureño con las manos porque no tengo miedo alguno”, dijo Zelaya (y aparentemente tampoco tiene chavos para comprar utensilios o servilletas)

El gobierno hondureño anunció, además, que ha entrado en contacto con DJ Joe, afamado reggaetonero puertorriqueño, quien producirá una canción promocional sobre los melones hondureños, que tentativamente llevará el nombre de “¡Qué Melones! (Mami, ¡Qué Melones!)“. Para complementar el jingle de la campaña promocional, ésta contará con la participación especial de la voluptuosa Pamela Anderson, quien lamentablemente no pudo atender la conferencia de prensa pues se encontraba internada en un hospital de California con salmonela.


Pamela Anderson, cuyo eslogan publicitario es “¡De Melones, Yo Sí Sé!”

El renombrado doctor puertorriqueño Yokomo Tukriko (obviamente de origen taíno), quien es “ginecólogo, acupuntólogo y todo lo que termine en ólogo” habló con El Ñame sobre la posibilidad de contaminación en los melones hondureños que fueron importados a Puerto Rico. El doctor recalcó que la clave es lavar los melones bien antes de comerlos, además de seleccionar solamente los ejemplares más redondos y firmes. “Además,” indicó, “es importante buscar melones que sean 100% naturales”. El Dr. Tukriko finalizó su entrevista exhortando al público a comer melones sin miedo, añadiendo que los mejores melones son usualmente aquéllos exportados desde Brasil.


Melones brasileiros encontrados en Google Image Search (y censurados para mantener el decoro)

Intentamos contactar al Presidente Zelaya para obtener más información sobre los posibles cargamentos de melones hondureños exportados a Puerto Rico, pero mientras esperamos en la línea a que éste saliera del baño, se nos acabó la tarjeta de llamadas.