Sexto Círculo del Infierno, Gehenna – Ante los desastrosos resultados primaristas del pasado martes en Virginia, Maryland y el Distrito de Columbia, con los que se le hace matemáticamente imposible obtener la nominación presidencial, el pre-candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos y ahora ex-ministro evangélico, Mike Huckabee, anunció anoche que ha decidido entregar su alma a Satanás, Poderoso Hacedor de Toda Desgracia Humana, en un maquiavélico cambio de estrategia con el que espera violar las más elementales reglas de la lógica y las matemáticas. El anuncio fue recibido entre ensordecedores alaridos y gemidos de aprobación por parte de sus simpatizantes, y de inmediato generó controversias entre sus rivales políticos.


Huckabee demuestra a los miembros de la prensa algunos de los efectos de su repentino cambio de estrategia política: “¡Ahora sí que mi candidatura está caliente! ¡¡ALELUYA!! Digo, ¡Salve Satán!”

Huckabee explicó que su decisión responde a los pobres resultados obtenidos con su rigurosamente planificada estrategia electoral anterior, que consistía de orar como un loco para que se diera un milagro y ganara la nominación. “Mira, ex-Hermano, desde el principio de la contienda estuve todas la noches ahí, hincándome de rodillas orándole a Dios para que se diera un milagrito y resucitara mi carrera política”, explicó Huckabee. “Todas las noches pedía y pedía al Supuesto Todopoderoso Ése, deseando fervientemente escuchar Su Voz diciéndome algo así como: ‘¡Bienaventurado tú que alabas Mi Nombre! ¡Levántate de entre los muertos cual si fueras Lázaro, difunta carrera política de Mike!'”, lamentó Huckabee entre lágrimas. “Pero, después de tanta oración y de dedicar mi vida a ministrar La Palabra de Dios, whatever that is, ¿qué obtuve? Paliza tras paliza contra el loco ése de McCain, gracias. El Tipo simplemente me ignoró por completo”, añadió ardiendo de coraje. “Esto es sencillo: o seguía orando y soñando con pajaritos preñaos o me iba con alguien que de verdad cumpliera sus promesas”, concluyó con profunda convicción.


Satanás, Poderoso Hacedor de Toda Desgracia Humana, se dirige a los medios en su primera aparición como Director de Campaña de Huckabee: cuidado, que a diferencia de algunas deidades por ahí, éste sí que cumple sus promesas…

Por su parte, en su primera conferencia de prensa desde que fue nombrado Director de Campaña de Huckabee, El Maléfico Amo de las Tinieblas expresó confianza en poder tentar las almas de los votantes en los restantes procesos primaristas: “Ahora que este pobre ángel caído ha puesto sus esperanzas en nuestras garras, les prometemos que haremos lo necesario para ayudarlo a traspasar con nuestro demónico tridente los graves problemas de América”, dijo en obvia referencia a los votantes demócratas. El Maestro de la Crueldad y la Agonía adelantó que ya comenzaron a implementar sus satánicos planes para ganar la contienda republicana: “Ya sacamos las pegatinas y pasquines nuevos y comenzamos el proceso de manipulación de delegados, lavado de cerebros, distorsión de la realidad y soborno de analistas políticos. Tú sabes, el mismo plan que usamos en el 2000 y en el 2004”, explicó Satanás mientras acariciaba a su inseparable serpiente, Leviatán. “Ya para la semana que viene la cadena FOX reportará que algunos colegios electorales cometieron, ejem, errores, al contabilizar los votos. Tú sabes, para que parezca que el imbécil de Mike tiene posibilidad matemática de ganar”, dijo El Maligno mientras meneaba su puntiagudo rabo inquietamente. “Pronto, muy pronto, tendremos las almas que necesitamos. En Texas obtendremos 666 delegados, y eso será sólo el comienzo”, amenazó Satanás.


Una de las controversiales pegatinas que el comité de Huckabee repartió en Texas, y que según expertos analistas demuestra un claro intento de Huckabee por atraer el voto de simpatizantes del Presidente Bush

El anuncio de Huckabee, sin embargo, ha causado roces entre miembros del Partido Republicano que entienden que la figura de Satanás está demasiado ligada a la del Presidente George W. Bush, y que por lo tanto representa un endoso tácito del primer mandatario a Huckabee: “Todo el mundo sabe que Bush es Satanás. Definitivamente el hecho de que el Presidente apoye tan abiertamente a un candidato en particular nos afecta a nosotros, los demás candidatos”, expresó el Dr. Ron Paul, de quien una exhaustiva investigación que duró varias horas reveló que en efecto es pre-candidato presidencial. Satanás negó de inmediato que él y el Presidente Bush fuesen la misma persona, a la vez que descartó de plano la posibilidad de incorporar a Bush a la campaña de Huckabee: “¿Pero tú eres loco, región de demonios? ¡Mi maldad tiene sus límites, por Dios!”, dijo visiblemente alterado y echando humo por su nariz, mientras un temeroso Huckabee huía despavorido como alma que lleva el Diablo.

Al cierre de esta edición había sido imposible obtener una reacción de Yavé, Creador del Universo y el Ornitorrinco, probablemente debido a que Él no tiene nada que ver con nuestras tragedias.