Utuado, Puerto Rico – Luego de iniciar un plan piloto en Maunabo, donde se le enseña a los niños a hablar Taíno, el antiguo Departamento de Educación Pública de Puerto Rico (ahora conocido como el Departamento de Guardería de Manduletes o DGM), anunció que dicho plan se volverá parte oficial del currículo de todas las escuelas públicas del país. “Como parte de nuestra transición a una guardería de manduletes, hemos decidido extender este maravilloso programa de enseñanza del lenguage taíno a todo nuestro sistema educativo”, aseguró el flamante Secretario del DGM, Rafael Aragunde.


El secretario del DGM, Rafael Aragunde, ponderando: “¿Cómo puedo hacer este Departamento aún más inservible? ¿Qué tal si le enseñamos a los niños una lengua muerta que nadie utiliza y cuya pronunciación y escritura es pura especulación? ¡Albricias! ¡He ahí la respuesta!”

“¿Qué clase de guardería de manduletes seríamos nosotros si usáramos el tiempo utilizado en aprender taíno para cosas útiles como por ejemplo, arreglar las profundas deficiencias en aptitudes matemáticas, dar clases de pensamiento crítico o aprender a hablar correctamente el castellano?”, nos dijo el Secretario. “Imagínate, si hiciéramos eso, estaríamos dándoles destrezas que los ayudarían a entrar a cualquier universidad del mundo, y eso no es lo que queremos de un mandulete. Definitivamente, no estaríamos haciendo honra al nombre de nuestra noble institución”, dijo solemnemente Aragunde.

Le preguntamos al Anciano Pedro Guanikeyu Torres, jefe de la Nación Tribal Jatibonicu Taíno de Borikén, qué pensaba sobre este plan que indudablemente haría llegar a las masas conocimientos sobre las tradiciones de su tribu, a lo que contestó mientras miraba nerviosamente a los lados: “¿Ustedes son de ‘Mira Que Te Veo’? Ustedes están jodiendo, ¿verdad?” Al asegurarle que no, que no estábamos jodiendo, éste nos dijo: “Vete pa’l carajo. Pues esos nenes saben más taíno que yo, porque yo lo único que sé decir en taíno es ‘juracán’, ‘juatio’ y ‘jamaca’, y eso es porque las tres empiezan con ‘J’. Ellos saben que lo mío es jodiendo, ¿verdad?”.


Esto, compañeros, es la bandera oficial de la Nación Tribal Jatibonicu Taíno de Borikén (por mi madre, no estamos jodiendo); ¿es sólo nuestra imaginación, o la carita ésa en el medio es una cara de “Vete… pa’l… carajo… ¿Yo soy una bandera de qué?”?

Como jefe de la última tribu taína, le preguntamos al Anciano si querría envolverse en el nuevo programa del DGM, a lo que contestó: “Con muchísimo gusto: esto me parece tremenda idea porque el aprender taíno le abrirá las puertas a estos estudiantes a innumerables oportunidades de empleo, desde trabajar en el Parque Ceremonial Indígena de Tibes, hasta trabajar en el Parque Ceremonial Indígena de Caguana. Además, me sabré sólo tres palabras en taíno, pero al menos sí sé hacer un bohío de paja… Ah, ‘bohío’, eso hace 4 palabras, mala mía… Anyway, puedo dar una clasecita de cómo hacerse un bohío. Digo, porque si eso es lo único que les enseñan en la escuela, que se empiecen a acostumbrar a su futuro hogar, ¿no?”, dijo con mirada desquiciada.


El Anciano Pedro Guanikeyu Torres, jefe de la Nación Tribal Jatibonicu Taíno de Borikén: “O sea, Aragunde sabe que yo estoy loco pa’l carajo, ¿verdad? Esto no puede ser en serio… ¡si miren mis plumitas verdes en el penacho nada más!”