Chicago, Illinois – La ciudad de Chicago anunció durante el día de hoy que el ciudadano Steve Bartman ha sido puesto bajo arresto domiciliario mientras los Cachorros de Chicago se encuentren activos en la postemporada para la cual calificaron el fin de semana pasado. Steve Bartman es considerado por muchos como la persona responsable de arruinar la temporada del 2003 de los Cachorros, cuando estando éstos a sólo 5 outs de la Serie Mundial, interfirió inadvertidamente con el intento del dominicano Moisés Alou de agarrar una bola para out cerca de las gradas que le hubiera dado un respiro a los Cachorros. Luego de su interferencia, los Marlins de Florida anotaron 8 carreras consecutivas para ganar el juego y eventualmente tomar la serie. Este fue sólo el último capítulo de 99 años de miseria que la franquicia ha sufrido después de ganar su último campeonato en 1908.


Ese mismo, ése fue el cabrón que nos jodió la temporada: maldita sea, cómo me encabrona esa foto, me cago en la madre que lo pa… Ehem, que diga, Steve Bartman, en el momento que pasó a ser parte de uno de los momentos más infames en la historia del beisbol

“De más está decir que esta ciudad no va a escatimar en gastos para ayudar a los Cachorros a ganar este campeonato. Y si esto significa pasarnos por el culo la Constitución y restringir la libertad de un ciudadano, pues que así sea”, dijo a la prensa Richard Daley, el alcalde de Chicago, para justificar la acción. “Sabemos que el primer juego es en Arizona y la posibilidad que el hombre viaje para allá es ínfima, pero no vamos a corrernos ese riesgo. También le vamos a cortar la luz. No queremos siquiera que vea los juegos y nos eche mal de ojo”, aseguró el alcalde.


Una unidad aérea de la fuerza SWAT de la ciudad de Chicago se encuentra patrullando el perímeto de la residencia de Steve Bartman en todo momento, día y noche, para evitar que siquiera se asome por la ventana a mirar hacia Wrigley Field

“La ciudad de Chicago puede descansar tranquila: Steve Bartman no va a salir de su casa”, aseguró Patrick Focker, comandante de la unidad SWAT asignada a salvaguardar las premisas de la residencia. “Mis hombres tienen instrucciones precisas de que así haga el amague de salir de la casa, le vuelen la tapa de los sesos. Si los Cachorros pierden la Serie Mundial, no va a ser culpa de esta unidad”. Sabiendo que si los Cachorros llegaran a la Serie Mundial Bartman podría estar confinado en su casa por más de un mes, se le preguntó al comandante qué medidas se habían tomado para proveer alimento y servicios básicos a éste, a lo que respondió: “Nuestros oficiales, con instrucciones precisas de no mirarlo a los ojos ni dirigirle la palabra, le estarán dejando comida 2 veces al día. Tiene agua potable, y ya está haciendo fresquito así que puede dejar la ventana del cuarto abierta para que no se sofoque, porque ni sueñe que le vamos a dar electricidad para que pueda ver el juego. Too risky… hell no“.


Grupos de siete están tomando guardia frente a todas las puertas y la ventana que le permiten dejar abierta en el cuarto para que entre fresco en la casa de Bartman: tienen instrucciones precisas de darle guateque el segundo que intente abandonar los predios

Intentamos conseguir reacción de Bartman, pero éste sólo nos gritó la excusa que lleva repitiendo durante cuatro años: que un bebé con cabeza en forma de huevo llamado Stewie lo incitó a coger la pelota. ¿Creerá el cabrón ése que nos chupamos todavía el dedo? Ojalá trate de salir para que le den pa’ bajo a ese ca… que diga, reportó para ustedes, El Cangrimán.