Brasilia, Brasil – El Presidente de Brasil, Luis Inácio da Silva, mejor conocido simplemente como “Lula” (que quiere decir “pulpo” en portugués), radicó ayer una demanda contra los Estados Unidos a nombre de miles de personas en su país y alrededor del mundo quienes, al igual que él, carecen de un dedo. Dicha demanda es en respuesta a una propuesta de las aduanas estadounidenses de requerir huellas dactilares de los diez dedos para ingresar al país, cuando en el pasado pedían solamente dos.


El Presidente Lula, aparentemente preocupado porque no podrá llevar a sus hijos a Disney World… y porque le falta un dedo

El texto del documento acusa a los Estados Unidos de América de discriminación en los puestos de aduana alrededor del país. “Ya estamos cansados de ser tratados de esta manera por los gringos,” dijo indignado ayer desde su oficina en Brasilia, la capital brasileña. “Primero nos trataban como criminales cuando tratábamos de entrar a su país. Luego como terroristas… que te toman la foto, que te registran, que tienes que pagar la visa. Y hasta ahí yo entiendo”, continuó Lula con su adorable acento carioca reminiscente a Nelson Ned cuando éste todavía era famoso.


Lula Molusco, personaje ficticio que no debe ser confundido con el presidente brasileño (miren lo flaquito que es)

Sin embargo, Lula indicó que los más recientes requisitos para entrar a los Estados Unidos “humillan y degradan” a miles de ciudadanos brasileños y millones alrededor del mundo que como él han sido tan torpes como para perder uno o más dedos. “Por ende, decidimos radicar esta demanda, encabezada por este servidor y la Asociación Internacional de Ñocos (y antes de que vengan con jodiendas, ‘ñoco’ quiere decir ‘[Persona] a la que le falta un dedo o una mano’ según WordReference.com)”.


Pronto los ñocos estarán jodíos cuando en vez de un solo dedo tengan que meter los diez en este cosiaco para que les lea las huellas digitales

La AIN, por sus siglas en portugués, acusa a los Estados Unidos de “discriminar contra todo ñoco que intenta entrar al país, al pedirle las diez huellas digitales”. Augusto Novedita, Presidente de la AIN, aseveró: “No nos molesta que nos registren y nos reguereteen las maletas, o que nos trasteen los mojones si creen que estamos escondiendo algo cuando les parecemos demasiado oscuritos y pseudo-árabes… ¡pero esto de que nos pidan diez huellas digitales está de pinga! Si quieren mis huellas digitales, que me saquen la de este dedo aquí”, dijo soezmente sacando un dedo que seguramente no tenemos que identificar.


Este gordito está a pocos minutos de que los agentes de seguridad de aduana lo pongan boca abajo en una mesa y jalen por los guantes de látex y el E-Z Lube, tratamiento que la AIN encuentra menos humillante que el que les pidan huellas dactilares de los diez dedos

Por otro lado, el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos dice haber arrestado 1,800 sospechosos desde que comenzó a pedir estas dos huellas digitales. Jerome Kennedy Smith, hablando en representación del departamento, justificó el cambio alegando que según sus analistas, “esperan poder arrestar 9,000 personas ahora que pedirán diez huellas”, añadiendo que “si la mayoría de ésos son ñocos, mejor todavía… ¡freaks asquerosos!”