San Juan, Puerto Rico – El gremio de la Federación de Maestros de Puerto Rico se encuentra en alzada esta semana ante la introducción de un sistema de huellas digitales para verificar diariamente la asistencia del maestro a la escuela. El sistema actual consiste en simplemente firmar en una hoja el momento de llegada y salida a la escuela. Reclamando que el nuevo sistema es un atentado contra la privacidad de los maestros, la Federación ha distribuido una misiva al magisterio titulada “¡No Metas El Dedo Donde No Debes!”, donde se manifiesta en contra de la práctica, y si no nos creen, lean la noticia en Primera Hora. ¿Ya? ¿Ven que no es invento de nosotros? Sigamos.


Esta sátira maquinita quiere que le metas el dedo: ¡gracias a Dios que la Federación de Maestros está aquí para evitar tal cochinada!

Nuestro corresponsal, Oscar Marrano, estuvo en una conferencia de prensa donde el presidente de la Federación, Rafael Feliciano, le dio una clase a niños que empezarán a cursar ahora el sexto grado este semestre entrante, para que entiendan y le comuniquen a sus padres y maestros dónde se puede meter el dedo y dónde no. A continuación el intercambio:

Feliciano: Jóvenes, repitan conmigo: “No metas el dedo donde no debes”.
Jóvenes: “NO METAS EL DEDO DONDE NO DEBES”.
Feliciano: “A ver Panchito, ¿a qué cosas sí le puedes meter el dedo?
Panchito: ¡Me puedo meter el dedo en los rotos de la nariz y sacarme un moco, Míster!
Feliciano: ¡Muy bien, Panchito! ¿Y tú, Pepito? Espérate, maldita sea, no Pepi…
Pepito: “No sé, Míster, pero anoche escuché a mi mai diciendole al vecino que metiera el deo por la…”
Feliciano: “¡SUFICIENTE, PEPITO! Ehem… anyway… y recuerden: no pueden meter el dedo en la maquinita ésa. ¿Por qué? A ver, Paquita.
Paquita: ¿Porque así Pepito no puede firmar la hoja de asistencia por mí cuando yo no venga o llegue tarde, Míster?
Feliciano: ¡CORRECTO, Paquita!


Despues de una pequeña charla con Rafael Feliciano, Pepito nos enseñó dónde en verdad es que uno se puede meter el dedo: ¡muy bien, Pepito!

Por su parte, la presidenta de la Asociacion de Maestros, Aida Díaz, cuya asociación no tiene ningún problema con el aparato, manifestó una postura más favorable a la metedura de dedo. “Yo no sé por qué Feliciano se queja tanto. Si usted va a las escuelas y pregunta entre las facultades, se dará cuenta de que no existe ningún problema con meter el dedo”. Le preguntamos un tanto intrigados por qué era éste el caso y nos dijo: “Pues, si cabe aquí perfectamente”, al tiempo que se metía las manos dentro del bolsillo de su pantalón y sacaba una de las cien unidades portatiles que el departamento distribuyó entre algunos maestros para probar su eficacia. Añadió: “Mano, ¿en verdad, no se les ocurrió otra frase más bonita que no fuera ‘No Metas El Dedo Donde No Debes’? Por mi madre, ¿eso se le ocurrió a él (Feliciano), verdad? ¡Hombres!” finalizó.

Otra de las unidades en el momento en que le van a meter el dedo: nos imaginamos que la unidad se muere de la anticipación