Zarundi, África – Pocos días después de haberse hallado depósitos de petróleo bajo el subsuelo de la república africana de Zarundi, el Presidente George W. Bush ha anunciado su plan de invadir inmediatamente dicho país para proteger a los Estados Unidos de las Armas de Destrucción Masiva que él alega el gobierno del país africano está albergando.


Mapa político de África donde de seguro debe encontrarse la República de Zarundi, porque no es que nos la hayamos inventado descaradamente

“Si bien es cierto que la semana pasada no sabía ni que existía un país llamado Zarundi en África”, dictaminó el Presidente Bush, “ahora que nos enteramos que en éste había petróleo, nos dimos cuenta que su gobernante, Tukituki M’Komosellame, es un atroz dictador con enormes abastecimientos de Armas de Destrucción Masiva, y es por eso que los Estados Unidos tienen que intervenir y preservar la democracia en la región”.

El Presidente democráticamente electo de Zarundi, cuyo verdadero nombre es Tunguki M’Komonda, negó ferozmente las acusaciones de Bush: “Zarundi es un país donde reina la paz, un país donde sólo hay armonía, y ahora que encontramos petróleo, un país donde todo el mundo guía un Mercedes. ¡Sufre, Etiopía!”


El Presidente zarundí Tunguki M’Komonda, refutando los argumentos de Bush: “Nuestro pueblo no odia a los estadounidenses, a pesar de que cuando estábamos en la prángana pa’cá ni miraban, y ahora que descubrimos petróleo de repente empezamos a existir”

Bush ofreció como evidencia de las Armas de Destrucción Masiva con las que cuenta Zarundi varios informes del Departamento de Estado que enumeran armas tales como “afilados machetes, puntiagudas lanzas, y macabros fufúes”. Bush advirtió: “No jodan con esa gente de Zarundi, porque después viene una madama de ésas con un turbante y te echa los caracoles o hace un despojo o qué sé yo cómo carajo lo hace, pero te echa un mal de ojo y te empiezan a salir culebras por la noche. Uy, Jesú'”.


Un hombre zarundí blandiendo un letal machete: “¡Sálvese el que pueda!”, grita Bush, “¡Mujeres y presidentes primero!”

En preparación para la invasión de Zarundi, Bush ha incluso tomado la precaución de despedir a Condolezza Rice como Secretaria de Estado, por no estar cien por ciento seguro “dónde está su lealtad ahora que se van a poner los huevos a peseta”. Más que molesta u ofendida, Rice parece estar más bien aliviada, oyéndosele gritar por los pasillos de la Casa Blanca: “¡Libre! ¡Al fin libre!”


Condolezza Rice celebra dándose una copita de Château Veuve Cliquot ’59 tras escuchar que finalmente había sido liberada de su puesto bajo la presidencia del Presidente Bush: “Al fin podré dedicarme a lo que siempre he querido hacer”, suspira risueña Rice, “que es asustar a los niños para que sigan yendo al dentista”

El Presidente Bush anunció que las operaciones militares contra Zarundi darán inicio en cuanto las Fuerzas Armadas estadounidenses precisen dónde se encuentra dicho país.