Lynchburg, Virginia – Tras el repentino fallecimiento del Reverendo Jerry Falwell a la tierna edad de 73 años, Tinky Winky, el Teletubbie púrpura quien fuera “sacado del clóset” por Falwell hace algunos años, ha confesado haber sido el autor de la muerte del famoso hombre de Dios.


El Teletubbie púrpura Tinky Winky, en todo su afeminado esplendor, luciendo regio con su carterita roja y pose fabu

A pesar de que la historia oficial reza que Falwell fue hallado inerte en su despacho y que, luego de varios intentos infructuosos de resuscitación cardiopulmonar, éste pereció a causa de fallo cardiaco en el hospital general de Lynchburg, la realidad es que ésa no es más que una coartada concebida por sus manejadores para ocultar una realidad más embarazosa: que Tinky Winky lo mató a carterazo limpio.


El Reverendo Jerry Falwell, rogando por su vida mientras Tinky Winky lo amenazaba con su cartera mortífera

“Ese viejo me arruinó la vida”, dijo Tinky Winky amargamente. “Yo vivía de lo más tranquilo en Teletubbielandia, pero desde que Falwell me chotió y me sacó del clóset, las cosas nunca fueron iguales”. Tinky Winky cuenta cómo él había intentado lograr roles serios en películas de Hollywood, pero las puertas siempre se cerraban tras la revelación de su rampante bugarronería. “Incluso audicioné para el papel principal en ‘Mission Impossible’, pero le dieron el papel a Tom Cruise… ¡a Tom Fucking Cruise! ¡Esta gente pensó que Tom Cruise era más varonil que yo! ¡Habrase visto!”

El Sol Bebé de los Teletubbies, desde su envidiable posición astral, fue testigo del asesinato. “¡Fue espeluznante!”, exclamó el Sol Bebé. “Tinky Winky le entró a carterazos a ese pobre señor, gritando: ‘¿Y ahora qué te parece mi carterita roja, ah? ¿Dónde está tu Dios ahora?’ a toda voz. Si no es porque soy sólo una cara de bebé medio creepy en forma de sol y no tengo cuerpo, me hubiese cagado encima”.


El Sol Bebé, asustándole la mula a la Virgen con su mirada desalmada y sonrisa demoniaca

Tinky Winky, sin embargo, no se demuestra penitente: “No me importa que yo haya arruinado mi Louis Vuitton de casi mil dólares dándole de arroz y de masa a Falwell: no me arrepiento de nada”. No está claro si los otros Teletubbies, Laa-Laa, Dipsy y Po, respaldan las acciones de su compañero, dado que éstos hablan en jeringonza y, francamente, parecen funcionalmente retardados.


Tinky Winky, amenazando: “Sí, soy un farifo tragasables, ¿y qué? Pónteme guapo pa’ que veas cómo te rompo la cara a puro carterazo”

A pesar de haber confesado su culpabilidad, la policía de Virginia no sabe si arrestar o no al Teletubbie púrpura. El Capitán Edward Hamilton, Jefe de la Policía de Lynchburg, declaró: “Si las creencias religiosas de Falwell eran ciertas, entonces él está ahora en un mejor lugar; y si no eran ciertas, bueno, ¡pues al menos nosotros estamos en un mejor lugar! Además de que a mi nena le encantan los Teletubbies y si arrestamos a Tinky Winky, no podría dormir jamás de tanto llantén”.