Bayamón, PR – Yetzaida Morales, unas de las recipientes del título “Poder De La Semana” en el programa televisivo “No Te Duermas” en la década de los 90’s, ha reportado que recientemente ha “perdido su poder” luego de haber tenido tres niños, haberse divorciado, y haber aumentado de peso.


Yetzaida Morales en la década de los 90’s, cuando todavía era “poderosa” y era el sujeto del onanismo de muchos hombres con su tetamen quirúrgicamente realzado

El “poder” de la ex-modelo, que más bien podría ser descrito como “Flejería”, fue el que la llevó a ser notada por Antonio Sánchez “El Gángster”, el fino degustador feminino a cargo de “No Te Duermas”, y el que la llevara a posar en traje de baño en la sección del programa más popular entre adolescentes enfermitos. En años recientes, sin embargo, dicho poder ha amainado, hasta el punto que Yetzaida piensa que lo ha perdido completamente.


Luego de tres embarazos, un divorcio, y un tórrido romance con los Twinkies, Yetzaida dice haber perdido su “poder” (igual, aparentemente, que el poder de abrocharse el pantalón)

“Empezó poco a poco”, explicó Yetzaida, graduada de la Universidad del Turabo con un bachillerato en Comunicaciones. “Al principio sólo notaba que a veces los hombres no me aguantaban la puerta para dejarme pasar primero, pero ahora ha llegado al punto que me la dejan caer en la cara después de ellos entrar”.

La gota que colmó la copa, sin embargo, fue el incidente que tomó lugar el sábado pasado en “The Noise”, en el Viejo San Juan, cuando Yetzaida salió por primera vez en más de diez años luego de dar por finalizado su divorcio. “Me acerqué a la barra para sonsacarle un trago a algún hombre incauto, y normalmente, después de un poco de coqueteo, bajarme el escote, y perder un poco de respeto propio, algún hombre en la barra me compraba un trago. Pero esta vez lo que sucedió fue que después de bajarme el escote para hechizar a algún hombre, vino el bartender y me pidió que me lo subiera, y que si quería un trago que serían diez dólares. ¡Mira y que cobrarme a mí diez dólares por un trago! ¿Quién carajo pagaría tanto por un trago? A la verdad que los hombres son bien pendejos…”

Yetzaida estima que el haber tenido sus tres hijos y el haber descuidado su peso han sido los mayores factores que han contribuido a la pérdida de su “poder”. “Tendré que resignarme a pagar por mi comida y mis tragos como si fuera una tipa fea… ¡y quizás también tenga que aprender a leer, mi’ qué jodienda!”

El Gángster incluso tomó la decisión de expulsar a Yetzaida del “Salón de la Flejería”, el club secreto al que pertenecer todas las ex-“Poder De La Semana”, por haberse convertido, en palabras del Gángster, en “una feostia cagalitrosa”.


Antonio Sánchez “El Gángster”, el más docto catador de las féminas, dictaminando que Yetzaida no sólo ha perdido su “poder”, sino que ésta se ha puesto tan fea que “además de espantarle la mula a la Virgen también la atraparía, la asaría a la varita, y se la comería”