Tehrán, Irán – Mientras el filme “300” arrasa con los récords de taquilla, éste se ha vuelto la nueva semilla de la discordia entre Irán y los Estados Unidos. “300” es una película basada en la novela gráfica por el aclamado autor de “cómics”, Frank Miller, la cual narra inventivamente la legendaria historia del rey espartano, Leónidas I, que con tan sólo 300 de sus hombres mantuvo a raya al gran ejército del rey Xerxes de Persia durante tres días. Éstos finalmente sucumbieron ante los números superiores de Xerxes, pero la historia de Leónidas I y sus 300 hombres es motivo de orgullo para el pueblo griego. Sin embargo, para el gobierno iraní, esta película es sólo la última afrenta de varias de Estados Unidos hacia su país.

“Los funcionarios americanos de la cultura han pensado que podían darse una satisfacción mental saqueando el pasado histórico de Irán e insultando a su civilización”, fueron las expresiones de Javad Shamagdari, asesor cultural del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad. El señor Shamagdari también clasificó al filme como el último salvo de la “guerra psicológica” que Estados Unidos tiene contra su país. Ante estas acusaciones, el pueblo norteamericano reaccionó con sorpresa y shock.

“¿Pero qué le pasa a los mamabichos iraníes ésos ahora? ¿Qué carajo tiene que ver la película “300” con ellos?” preguntó Chad Curtis, agente de seguros en la ciudad de Cleveland, Ohio. Al explicársele que la actual Irán es lo que era el Imperio Persa, y que los iraníes son descendientes directos de éstos, Chad reaccionó asombrado. “Oh, no sabía eso. Ah, con razón están encabronaos. ¡Pero qué ñemas son! ¡Si se los clavaron 300 griegos, imagínate nosotros, la nación más poderosa en la historia de la Tierra! ¡USA! ¡USA!”. Una escena parecida a ésta se repitió millones de veces a través de todo Estados Unidos, según millones de americanos se enteraban de la controversia e invariablemente tenían que ser informados de que Persia era en Irán.


El rey Leónidas I, después de masacrar él solito la ristra de persas que yacen a sus espaldas en una escena de la película “300”

Al parecer aún sin entender que subestimar la ignorancia del público americano estaba haciendo las cosas peores, Soyin Mamau, funcionario del Ministerio de Cultura de Irán, informó a periódicos locales que en la guerra psicológica por los medios de Estados Unidos contra el pueblo iraní, “300” sólo era una pequeña parte de un gran plan maestro y bien concertado. “Que no se crea el Gran Satán que el pueblo iraní es incauto. En el inmensamente exitoso juego de videos “Halo” de esa otra multinacional americana, Microsoft, el personaje principal “Master Chief”, es descrito como el último “espartano”, una serie de soldados cyborgs virtualmente invencibles. Como en “300”, este último “espartano”, se enfrenta solo a grotescos extraterrestres descritos como fanáticos religiosos, que quieren destruir la tierra por sus propias convicciones religiosas de que los humanos son una plaga que debe ser exterminada del universo. ¿Ven cómo se repite el tema de nuevo? Nos presentan como demonios no sólo en el pasado, sino también en el futuro. ¡Que sepa el Gran Satán que no dejaremos de denunciar su siniestro complot contra nuestra gran República Islámica hasta que ellos se conviertan al Islam o Washington e Israel ardan en llamas!”, aseguró.


A la izquierda, el imponente Master Chief, último espartano, protagonista y héroe del mega juego “Halo”; la cosa chiquita, ñema y fea a la derecha es la representación de lo que será el soldado iraní del futuro