San Juan, PR – Reconociendo las condiciones de vida penuriosas en las que vivía Dagmar Rivera, la co-anfitriona del desaparecido programa “Dame Un Break”, y con motivo de celebrar sus cincuenta años en la televisión puertorriqueña, fuentes anónimas dentro de la cadena televisiva Telemundo han revelado que ésta le concedió a Dagmar un “Break de la Esperanza”, razón por la cual ésta es ahora co-anfitriona del programa “Día A Día” junto a Raymond Arrieta.


Dagmar posando con la más grande fanática de “Día A Día”

El “Break de la Esperanza” era una sección del programa “Dame Un Break” donde se explotaba sentimentalmente una triste situación por la que estaba pasando alguna persona, quien era traída al programa para hacerla llorar de la emoción ante las cámaras cuando se le regalaba alguna cantidad de dinero para poder meter al nene en el hospital, o para poder pagar la renta ese mes.

Dagmar hasta hace poco vivía en el olvido y en suma pobreza, viéndose incluso obligada a trabajar en un circo, donde asombraba a los espectadores enseñándoles cuántas cosas podía meter en su descomunal boqueta. “Era horrible”, cuenta Dagmar entre sollozos. “Si hubiera tenido ducha, me hubiese dado un largo duchazo al salir del circo para no sentirme tan sucia”.

En una edición especial de “Dame Un Break”, sin embargo, la suerte de Dagmar había de cambiar. Sus antiguos co-anfitriones, Carlos Esteban Fonseca (desempolvando sus ricitos Soul-Glo y su sonrisa eddiemirosiana) y Junior Abrahams, comparecieron para celebrar los cincuenta años de Dagmar en la televisión boricua, y para presentar la sección del “Break de la Esperanza” que se le estaba concediendo a Dagmar, quien fue escoltada al escenario ya empapada en lágrimas para ver qué era lo que le iban a dar.


Junior Abrahams adviertiéndole a Dagmar que sólo podía darle un mordizco al bizcocho, dado que con su enorme boca ella podría engullirse el bizcocho entero de cantazo

Para esta edición especial, Dagmar tenía que darle a una ruleta para determinar su “break”, cuyas opciones iban desde “$200 En Efectivo”, a “Grajeo Con Chayanne” hasta incluso “Fin De Semana En Punta Cana”. Cuando ella la accionó, sin embargo, la ruleta se detuvo en “Ser Co-Anfitriona De Un Programa Con Raymond Arrieta”.

La reacción de Dagmar, para la sorpresa de todos, no fue la que usualmente se espera de los participantes del programa. “¡Nooooo! ¡No puede ser!”, gritó horrorizada Dagmar. “¡Todo menos eso! ¿Qué pasó con el grajeíto con Chayanne? Incluso preferiría llevarme el jueguetito de Suárez Toy House (“La Gente Que Más Sabe de Juguetes”)… ¡pero no estar en un show con Raymond Arrieta!”


Dagmar, riendo para no llorar por tener que ser co-anfitriona de “Día A Día” junto a Raymond Arrieta; Raymond parece estar pensando: “¡Ea diache, si en esa bocota cabe un truck de la SeaLand!”

A pesar de sus protestas, el contrato que había firmado en sangre antes de aceptar ser la recipiente de un “Break de la Esperanza” la obligaba a aceptar cualquiera que fuera su premio, sin derecho a reclamaciones, razón por la cual se le puede ver hoy día fingiendo una sonrisa y riéndose de las pendejaces de Raymond Arrieta. “Al menos ya no tengo que dormir bajo un puente”, cuenta una Dagmar ya más resignada a su desdicha.